Home»Politikkón»TORRE SABATINA: DE CÓMO A CABADA LE GANÓ LA AMBICIÓN

TORRE SABATINA: DE CÓMO A CABADA LE GANÓ LA AMBICIÓN

15
Compartido
Pinterest Google+

De cómo a Cabada le ganó la ambición./

Demasiado ambición económica y de poder detrás del proyecto de alumbrado público, al estilo del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, acabó por tronarle como cohete en sus manos al presidente municipal independiente, Armando Cabada.

Si el alcalde de Juárez se hubiera conformado con entrarle a un proyecto de iluminación de 80 mil lámparas, a reserva de que el resto, o sea las 30 mil colocadas por la empresa IntelliSwitch contaban con la garantía de cinco años, y que serían repuestas, Cabada hubiera tenido tantas lámparas, hasta para repartir y convidarle a los municipios pobres y serranos a través de un buena conexión política con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Pero a Armando Cabada le ganó la ambición y fue mal aconsejado por sus ‘gurús’ financieros que se encargaron de hacer cuentas y vieron una ‘mina de oro’ en el nuevo proyecto de ‘Juárez iluminado’, que abrió una enorme ‘caja de pandora’, porque las suspicacias van en aumento.

Ayer mismo el representante del gobernador de Chihuahua, Ramón Galindo –quién sabe si por mutuo propio o por ‘línea’ de Palacio-, se aventó al ruedo con un pronunciamiento que de entrada descobija toda posibilidad de que el mandatario estatal Javier Corral le siga el ‘jueguito’ a Cabada, al señalar que existen inquietudes y “suspicacias” en torno al proyectito del alcalde, que de entrada comprometería los derechos del Derecho de Alumbrado Público (DAP) y dejaría otro gran ‘hoyo’ financiero y de deuda para las administraciones posteriores.

Y es que el mismo Ramón Galindo se ve en el espejo de esos gobiernos. Sabe que a él, en caso de lanzase a la candidatura y al proyecto político de 2018 por Juárez, le tocaría lidiar con esas broncas financieras en la próxima administración. Y de esas intenciones, los mismos panistas lo saben.

Y si por las víspera se conocen los días, todo hace suponer que el gobierno de Chihuahua no comulga con el proyecto de ‘Juárez iluminado’ de Armando Cabada, y de que esta vez se asegurará y hará hasta lo imposible porque los señores diputados panistas en el Congreso no se equivoquen esta vez como sucedió con la designación del auditor Nacho Rodríguez.

Trascendió ayer mismo que existe interés del diputado Alejandro Gloria, el esposo de María Ávila, de armar este mismo sábado una comida fast track con un grupo de diputados, en el que participarían cuando menos cuatro legisladores del Partido Acción Nacional y muy posiblemente también el Morenista, Pedro Torres, a quienes buscan convencer de las bondades del proyecto de iluminación contemplado para Juárez y votado por los regidores del Ayuntamiento hace unos días.

Cabada ‘apadrinó’ a varios de ellos y asistió a la apertura de sus oficinas legislativas.

Dicen que a esa reunión (comida) asistirá el presidente municipal Armando Cabada, que anda tan preocupado, al grado que corren los rumores – pero sólo rumores-, de que tiene disponibles varios millones de pesos para ganarse la ‘voluntad’ de los señores diputados del congreso estatal.

Es decir, que las malas lenguas, aseguran que ofrecerá un millón de pesos a cada diputado por voto que le asegure que el proyecto pasará la encrucijada del Congreso.

Y es que si Armando tiene asegurados en la bolsa 50 millones de pesos producto del ‘moche’ por parte de la empresa que se haría cargo del proyecto de iluminación, y suma algunos otros de sus socios, no es descartable pues que el señor Presidente haya abierto la chequera para disponer de algunos cuantos recursos.

Al menos en la Presidencia Municipal corren versiones, no confirmadas –hago la aclaración-, de que maiceó a varios regidores del Ayuntamiento, de los más allegados, a quienes habría entregado una “bonificación” económica por su participación  y voto en la reunión extraordinaria de Cabildo celebrada el pasado jueves por la tarde.

Bien vale pues, esos y muchos millones de pesos más el proyecto político de la reelección de 2018, en el que Armando Cabada ha dicho públicamente que con el proyecto de Juárez iluminado se juega la reelección.

Su encuentro reciente con Maru Campos en la capital tampoco fue fortuito. Quiere los votos que tiene amarrados la alcaldesa en el Congreso y los quiere para su personalísimo proyecto político que está detrás del ‘Juárez iluminado’.

Bien me dijo ayer mi amigo. Al presidente le ganó la ambición y sabe que está en juego su proyecto político y una carretada de 500 millones de pesos. Obvio no todos para él, sino para repartirlos entre los ‘socios’ que gobiernan la ciudad.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

Commentarios

comentarios

Nota anterior

OFICIAL: PREOCUPA AL ESTADO NUEVO PLAN DE ALUMBRADO

Nota siguiente

EL PLAN FISCAL DE TRUMP, PODRÍA NO INCLUIR EL IMPUESTO FRONTERIZO: BLOOMBERG