Home»Politikkón»TORRE FUERTE: SON POLÍTICOS FINITOS…

TORRE FUERTE: SON POLÍTICOS FINITOS…

2
Compartido
Pinterest Google+

Son políticos finitos./

El accidente y la desgraciada muerte que halló ayer el diputado por el IX Distrito Electoral Federal de Parral, Carlos Hermosillo Arteaga, quien hizo una meteórica carrera política al lado del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, servirá a toda la clase política para recordar cuán frágiles y finitos somos los hombres en este mundo terrenal.

La vida cobra factura. Y el deceso del señor diputado federal por Chihuahua, que hoy despierta el morbo -no por tratarse de un excelso político en ventura-, sino de un hombre que estuvo ligado a la complicidad y a la corrupción en el sexenio del ex mandatario estatal, marca un impasse entre los hombres condenados a la tentación del poder político en la entidad.

Carlos Hermosillo Arteaga representará también para la oposición y los detractores de César Duarte, un expediente menos en el presunto cúmulo de fojas y averiguaciones en torno a todas las acciones y actividades que en esa tentadora alianza del poder en Chihuahua, acabó envolviendo al legislador federal, que ayer entre los apuros de la cotideanidad en un día inhábil, tuvo la desgraciada suerte de ser alcanzado por un proyectil de fierro (esquirla metálica) que se incrustó en su cabeza, cuando se desprendió la llanta de un tráiler que circulaba en sentido opuesto, cuando el político manejaba en la carretera Parral-Chihuahua.

Por las circunstancias de los hechos ocurridos, el incidente pudo haber sido fatal para todos sus acompañantes en la camioneta, pero Dios quiso proteger a su familia.

Carlos Hermosillo, ex presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) era investigado por la Fiscalía Estatal del gobierno de Javier Corral, acusado de los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado y uso indebido de funciones. Tenía otra demanda por los mismos cargos ante la Procuraduría General de la República (PGR) y estaba en la lista de los hombres señalados por el abogado Jaime García Chávez, junto con el ex secretario de Hacienda, Jaime Ramón Herrera y el ex gobernador de Chihuahua.

El diputado fue considerado el hombre más cercano a César Duarte y fue operador financiero de sus negocios personales.

En los archivos periodísticos abundan los reportes de las denuncias de las ostentosas viviendas y el patrimonio que acumuló el diputado federal Carlos Hermosillo en una azarosa vida de unos cuántos años, pero que ayer llegó a su tope en un infeliz final.

Hoy martes por aquellas tierras, en donde seguramente se dará sepultura al político, seguirá la ceremonia luctuosa para la clase política de Chihuahua y especialmente para los priístas identificados al gobierno de César Duarte.

Y que extraña sensación, pero ayer por la noche al compartir en el Whatts Up esa noticia con Raúl Ruíz, un colega de la Radio en Ciudad Juárez, el hombre me dijo:

“Hay un Dios…y un hombre menos de quien preocuparse”.

Quizás tenga razón, pero creo firmemente que todos los políticos son finitos y al igual que a todos, tarde que temprano nos llegará la hora…

 

Percepción de fracaso./ 

La narcoguerra desatada entre los cárteles de Chihuahua y la inanición del gobierno de Javier Corral que enfrenta desde el inicio de la administración una severa crisis política y financiera en los diferentes frentes de la batalla, proyecta en la sociedad una percepción inequívoca de fracaso.

Los hechos son más que contundentes. El gobierno de Corral no ha logrado siquiera tomar el control administrativo del Estado de Chihuahua, y los problemas surgidos en las áreas de Educación, Desarrollo Social y Seguridad, sólo por mencionar algunos, sintetizan la falta de capacidad y oficio político de un gobierno que no le halla la ‘cuadratura’ al círculo.

Desde estas trincheras, la figura del gobernador Javier Corral se ve tan distante como ajeno a los problemas que enfrentan día a día los chihuahuenses.

El dos veces Senador de la República y ex diputado federal, parece perdido en medio de un enorme desierto, en plena ‘guerra’, y en medio de ciudades y de comunidades serranas sumidas en crisis, pobreza y hambruna.

Javier Corral que intentó emular al ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, al declararle la guerra a los cárteles en Chihuahua, ha vivido su propio Waterloo en la persecución de Carlos Arturo Quintana, el famoso ‘80’ que tiene azolado a medio mundo en la zona serrana.

Los violentos hechos que sacudieron a los habitantes de Rubio y de Cuauhtémoc y sus alrededores, con el asesinato de ocho hombres, entre ellos, César Raúl Gamboa Sosa, otro de los capos, apodado ‘El Cabo’, han desnudado la falta de capacidad y oficio político del mandatario para resolver la encrucijada del crimen organizado y la enorme maraña de intereses.

 

SUMA en el ‘ojo del huracán’./

El caso del presunto desfalco en el Sistema Urbano Municipal Adicional (SUMA), que va mucho más allá del escándalo por el faltante de 2 millones de pesos que le fue descubierto al ex director Enrique Cuevas López, y que involucra créditos destinados a solventes empresas como la de Bienes y Raíces de Century 21 de Jesús Otero Armendáriz, de Grupo Imperial, de Valentín Fuentes y de Constructora GEMA, propiedad de Gerardo Silva, tiene al presidente municipal Armando Cabada en un serio predicamento.

Realmente quien sabe si al alcalde esto le importe de verdad.

Pero el asunto da materia para investigar de cómo, cuándo y a quién involucra cada uno de los créditos hechos por SUMA a tan importantes empresas y políticos que tienen virtualmente en bancarrota a la descentralizada del gobierno municipal con una deuda superior a los 65 millones de pesos, según se ha reconocido.

El grupo de empresarios, políticos y funcionarios del actual gobierno que aparecen señalados como responsables del quebranto y deuda en contra de la hacienda pública, fue una declaración magistral de Víctor Mario Valencia Carrasco, jefe de SUMA.

Ayer lo comentamos, que muchos otros políticos como el ex diputado federal ‘Disney’, Nacho Duarte y su hermano Fernando Duarte, están en ese selecto grupo de amigos de SUMA, que han sido beneficiados con créditos que hasta hoy no han sido cubiertos y que representan deuda para la hacienda pública.

Ahora es el momento de conocer hasta dónde están realmente los compromisos del alcalde Armando Cabada. Si con la gente que lo llevó al poder a través del voto, o con el grupo de amigos y empresarios que aportaron unos cuantos pesos a su campaña para llegar a la Presidencia Municipal.

Obliga a una auditoría de fondo para conocer el tamaño del descalabro financiero, y a que el gobierno de Chihuahua –vía Auditoría Superior del Estado- pueda intervenir en un caso carente de solvencia moral y financiera.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

Commentarios

comentarios

Nota anterior

MUERE DIPUTADO FEDERAL CARLOS HERMOSILLO EN ACCIDENTE...

Nota siguiente

EL TUFO DE ESTOS DÍAS: ALEJANDRO PÁEZ