Home»Politikkón»TORRE FUERTE: PRIíSTAS EXPIARON SUS CULPAS, PERO NO HUBO ‘EXORCISMOS’…

TORRE FUERTE: PRIíSTAS EXPIARON SUS CULPAS, PERO NO HUBO ‘EXORCISMOS’…

0
Compartido
Pinterest Google+

Notaría Pública Número 12, ‘despojo’ consumado /

Hace apenas unos cuantos días quedo consumado el ‘despojo’ de la Notaría Pública Número 12 que ocupaba el exdirigente estatal del PRI, Guillermo Dowell Delgado, en la antigua casona que perteneció al expresidente municipal, Carlos Villarreal, y que un día también ocupó en su paso por la frontera el expresidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, amigo, muy amigo, nos cuentan, del exalcalde juarense.

La Notaría Pública del profesionista juarense, que decidió un buen día meterse a la política -con la cual también obtuvo el ‘voto’ del gobernador en turno para llegar a ella, se convirtió con el paso de las semanas en el botín de guerra.

Dowell fue uno de los artífices que echaron abajo la elección constitucional de 2001 presumiendo irregularidades en el proceso electoral en la elección que ganó el panista, Jesús Alfredo Delgado, y fue representante del gobernador de Chihuahua en Juárez, hasta que fue llamado para dirigir el PRI estatal y la aciaga elección constitucional de 2016, que se convirtió a la postre, en el Waterloo del Notario Público.

Los priístas fueron derrotados entonces por una estrategia del centro del país, pero también por malas decisiones que fueron tomadas desde las rodillas y por enconos personales.

Voces cercanas a Palacio en la capital, aseguran que Memo Dowell cometió el pecado de defender a ultranza al exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, aún después de fenecer los plazos y los tiempos electorales. Y esa decisión, aseguran, fue el error que le costó la sanción de su despacho, ante la incredulidad y la ‘solidaridad’ de los pusilánimes Notarios Públicos que ni siquiera se atrevieron a meter las manos -salvo la intervención del Notario Público Número 4-, para defender y cuando menos pelear el caso y la causa de la ejecución del gobierno de Javier Corral.

Esta semana y para fines del Notariado quedó acéfalo el despacho del grupo de abogados que encabezaba Dowell. El gobierno de Chihuahua decidió ejecutar al pie de la letra, el retiro de la patente de Memo Dowell.

Viene el proceso de apelación al recurso legal interpuesto por parte del Notario Público.

Pero los designios estaban echados desde aquel día en que salió publicada la fotografía, donde apareció Guillermo Dowell Delgado, al lado del exgobernador de Chihuahua, César Duarte y el exsecretario de Comunicación Social, Sergio Belmonte Almeida, en el interior de un restaurante de El Paso, Texas.

La fotografía entonces fue filtrada a los medios de comunicación, y afirman que tan pronto lo supo el gobernador Javier Corral, el mandatario estatal “montó en cólera” y, a partir de entonces, cambio la ‘suerte’ del Notario Público Número 12.

A partir de entonces, la decisión del gobernador Javier Corral también se tornó inamovible, y ni siquiera el influyente exsecretario general de Gobierno, Eduardo Romero Ramos, el Notario Público Número 4, pudo hacer nada para defender una causa que, políticamente, era simplemente indefendible.

El gobierno de Corral ya hizo historia. Decidió retirarle la patente como Notario Público, en un caso “inédito” tras una serie de procedimientos técnicos y legales en la sanción impuesta al profesionista del gremio del Notariado Público en Ciudad Juárez por parte de la Dirección del Registro Público y Notariado.

 

Deuda: pagan diputados con la misma moneda. /

Con la misma moneda de cambio con la cual los priistas apoyaron la reestructuración de la deuda y el crédito de 6 mil millones de pesos, que fueron aprobados por el Congreso del Estado, al fin de la administración del exgobernador priista de Chihuahua, César Duarte Jáquez, pagaron ayer los diputados del PAN y de los partidos ‘bonsai’, la aprobación del nuevo crédito que solicitó el gobierno de Javier Corral por 20 mil 404 millones de pesos.

El Congreso del Estado votó ayer a favor de la contratación de un nuevo crédito por 20 mil 404 millones 862 mil 445 pesos para refinanciar la deuda pública. Con 26 votos a favor y 7 en contra, los legisladores aprobaron la iniciativa que presentó el gobernador Javier Corral Jurado el pasado 1 de junio ante el Congreso.

El mandatario estatal salió avante en la cruzada que tuvo que esperar varias semanas y un segundo intento, antes de que los señores diputados del PAN lograran con el apoyo de Movimiento Ciudadano (MC), Nueva Alianza, Partido del Trabajo (PT) y PRD, la mayoría calificada que se necesitaba.

El poder legislativo se negó a votar ese mismo asunto de la reestructuración financiera -llámese también deuda-, el pasado 10 de julio cuando en sesión extraordinaria, la mayoría formada por PAN y Movimiento Ciudadano acordó ‘bajar’ el tema del orden del día, dada la falta de votos necesarios para su aprobación.

Y ayer en menos de 90 minutos, la propuesta subida al pleno en la Torre Legislativa, y pese a la oposición de siete diputados: las cinco diputadas de la bancada ‘Rosa’ del PRI y los dos de Morena, fue aprobada. Fueron avasallados por los votos que permiten un nuevo derrotero en el panorama político y económico de Chihuahua.

Las diputadas del PRI y de Morena, Isela Torres y Leticia Ortega, predicaron en el desierto. El diputado René Frías Bencomo nadó de muertito y su partido de Nueva Alianza también se sumó a los votos del PAN y de los otros partidos.

Jesús Villarreal, coordinador del PAN, dijo que la renegociación permitirá que Chihuahua deje de ser una de las entidades más endeudadas de la Federación, además de que se mejoren las condiciones de contratación de deuda hecha en administraciones anteriores.

Se dijo que el cambio primordial de la iniciativa del gobernador al dictamen aprobado ayer fue la inclusión del artículo 14 que establece que los ahorros derivados de la disminución del pago de la deuda (por los beneficios que supondrían los intereses menores), se destinará a “corregir el déficit en los sectores educativo y de salud, a inversiones públicas productivas y en su caso, a realizar amortizaciones anticipadas de capital que permitan disminuir el saldo de la deuda”.

 

Priistas expiaron sus culpas, pero no hubo ‘exorcismos’. /

El pasado lunes el PRI derrochó optimismo político y casi echo la casa por la ventana.

La presencia del delegado especial del CEN del PRI, Fernando Moreno Peña, del dirigente estatal, Omar Bazán y de invitados como Jorge Neaves, le pusieron frescura a la nueva cruzada que promueve el PRI para recuperar el poder y ganar las elecciones a la presidencia municipal en 2018.

Todos los alfiles de las cabezas de grupos políticos participaron en el aquelarre.

Allí estaban Jorge Gutiérrez Casas y Ariel Díaz por parte del exalcalde ‘Teto’ Murguía; Nora Yu y Nacho Duarte del grupo de la senadora, Graciela Ortíz González; Héctor y Salvador Lozoya, y Oscar Luis Acosta por parte del exalcalde Enrique Serrano, y gente vinculada también al exalcalde Javier González Mocken.

También andaban los exdiputados locales Juan Muñoz y Gabriel Flores Viramontes, el exdiputado federal, Luis Murguía Lardizábal y hasta Carlos Lomelí que promovía junto con otros priistas la corriente democrática de ese partido político.

Todos los referidos y muchos más que participaron en la reunión con la dirigencia política estatal se ‘mamaron’ el catecismo previo a la organización de las elecciones. Se ufanaron de estar unidos y de que el PRI sigue ‘vivo’, vigoroso en sus estructuras.

Los priistas expiaron sus culpas, pero no hubo exorcismos entre algunos de los asistentes que se la jugaron para favorecer al entonces candidato independiente a la alcaldía, Armando Cabada Alvídrez.

Permanecieron inertes, unos atrás y otros enfrente, pero finalmente también comulgaron con la dirigencia estatal. Se habló de traición y hasta de desconocimiento del know how de las boletas y su distribución.

Neaves dijo que los priistas jamás supieron dónde se imprimieron las boletas, ni por dónde se distribuyeron. El colmo, que muchos de los coordinadores y supuestos vigilantes en la elección de PRI fueron coptados en la jornada electoral de junio de 2016. Nadie dijo nada.

Y los que traicionaron al PRI, por mutuo propio o por consigna, siguen allí en la nueva camada de reconstrucción de ese partido político.

El ejercicio y la buena intención de la dirigencia estatal se repitió con otras dosis en reuniones con los exalcaldes y también con los líderes de los sectores de ese partido político.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

 

 

Commentarios

comentarios

Nota anterior

UACJ NOMBRA A NUEVO COORDINADOR DE EQUIPOS

Nota siguiente

CáMARAS EMPRESARIALES DE JUáREZ SE UNEN PARA AYUDAR A DAMNIFICADOS