Home»Politikkón»TORRE FUERTE: LAS RAZONES DE JAVIER GONZÁLEZ MOCKEN…

TORRE FUERTE: LAS RAZONES DE JAVIER GONZÁLEZ MOCKEN…

1
Compartido
Pinterest Google+

Centro de Convenciones, un batidero. /

Otra ‘rayita’ más de corrupción y estiércol para el Tigre de Parral avecinado en Ciudad Juárez.

El Subsecretario de Obras Públicas, Everardo Medina Maldonado, tendrá que enfrentar un nuevo proceso penal para que finalmente el gobierno estatal destrabe el caso del multicitado Centro de Convenciones y Exposiciones de Ciudad Juárez, tras una batalla legal que enfrentan las empresas que participaron en el presunto proceso de licitación de las obras.

Llegó a manos de este periodista, la copia del expediente de la denuncia presentada por la constructora ‘protegida’ de Everardo Medina: Constructora Anglo S.A. de C.V., que, por obra y gracia del exfuncionario de obras públicas en la frontera norte, fue metida con calzador para la ejecución de los trabajos de ingenierías, presupuestos, excavaciones, instalaciones hidrosanitarias y estimaciones y por la que dicha compañía está demandando a la empresa ‘contratante’, Urbanizaciones y Construcciones BCH, S.A de C.V.

En la copia del expediente del juicio que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua, folio 152904, se asienta la demanda y el reclamo de pago por la cantidad de 7 millones 865 mil 380 pesos, tan solo por un ‘subcontrato’ que se le otorgó por la presión que ejerció desde el poder el funcionario Duartista.

Es decir que Urbanizaciones y Construcciones BCH, representada por Gerardo Bonilla, fue obligada a compartir el ‘pastel’ de la presunta licitación para que la constructora Anglo, mediante la cual se presume cobraría y ganaría también Everardo Medina, participara en el ejercicio de las obras del Centro de Convenciones y Exposiciones.

En el papel, al menos los que se ventilan en el juicio, se supone que las obras a cargo de Anglo fueron ejecutadas y recibidas en diciembre de 2015, misma fecha en que se supone se debió haber cumplido por los pagos por parte de BCH.

Pero el caso tiene nuevas implicaciones sobre la existencia real de un contrato de obra, que se presume ni siquiera existió y que tiene en vilo a la empresa amiga del exsubsecretario de Obras Públicas.

Ya nos enteramos también de que existe o está por presentarse una nueva denuncia penal en contra de Medina Maldonado, por toda las trácalas y el presunto fraude relacionado con acciones de despojo, tras la exigencia, amago y hasta extorsión de las obras asignadas y licitadas, y donde el mismo funcionario de César Duarte Jáquez, era juez y parte. Tenía asegurados los diezmos de cajón, pero siempre iba por más. Y eso lo saben los empresarios de la construcción del estado de Chihuahua.

El expediente 1042/17 tiene muchos otros datos interesantes que inmiscuyen a las empresas y al exfuncionario estatal, y que serán objeto de próximas entregas en este espacio de Torre Fuerte.

Lástima que otra vez, el proyecto de Centro de Convenciones esté atado a demandas de carácter civil y penal, independientes a otros robos y saqueos de los presupuestos públicos.

 

¡Que no se hagan pendejos!… /

Hace algunas semanas dimos cuenta de cómo hace ya un tiempo, un subsecretario de Hacienda mando con cajas destempladas a un grupo de empresarios encabezados entonces por el expresidente de la Canaco, Rogelio González Alcocer, quien era el portador del mensaje que seguramente jamás se entregó al exgobernador de Chihuahua;

¡Que no se hagan pendejos!, fue el mensaje que pidió, no muy amablemente el funcionario de hacienda y que pidió se llevara al gobernador, a quien ya se le habían entregado 12 millones de pesos para el inicio de la ejecución del proyecto, los cuales simplemente “desaparecieron”.

Fueron entregados a Chihuahua y estaban destinados al proyecto del Centro de Convenciones de Ciudad Juárez.

Rogelio González que cubría la presidencia interina de Canaco, cuando entonces Alejandro Ramírez andaba en campaña por una diputación en 2016, iba al frente del grupo que reclamó los recursos a la federación para dicha obra y quien se llevó la regañada del subsecretario de Hacienda. Dicen que el hombre salió apocado y muy triste -literalmente-, con la ‘cola entre las patas’, como luego se dice entre los terrenales.

Tan real es esa historia que pocos conocen, que el subsecretario les habría dicho que si ellos (los empresarios) regresaban los 12 millones de pesos, se les iba a entregar a cambio, los 200 millones de pesos que estaba demandando el sector empresarial.

Quién sabe si Alejandra de la Vega Arizpe, la actual titular de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico tenga alguna información adicional sobre ese asunto, porque entonces ella también formaba parte de esa brigada de empresarios exigentes con el gobierno federal cuando corría el quinto año del ejercicio de gobierno de César Duarte.

Lo cierto es que, al exgobernador, hasta donde se sabe de esas pesquisas, ninguno de los empresarios tuvo los cojones y le reclamó jamás el dinero que se supone era para el proyecto del centro de convenciones y exposiciones de Ciudad Juárez. Todos hicieron un vergonzoso mutis.

 

Las razones de Javier. / 

El excalcalde de Juárez, Javier González Mocken -el priista mejor posicionado en las listas rumbo al proyecto de la presidencia en las elecciones de 2018-, decidió sacudirse la ‘polilla’ de las imputaciones que le formula el gobierno por el caso del Plan de Movilidad Urbana (PMU), donde simplemente, el expresidente cumplió con el ejercicio de los pagos que estaban programados.

Acusó de artimañas a la Auditoría Superior del Estado (ASE), por haber armado de “manera ilegal” las imputaciones en su contra, conociendo de antemano, que él, fue presidente a partir del 3 diciembre 3 de 2015 hasta octubre 9 de 2016;

Diez meses como presidente, y no participé en el diseño, ni en la planeación, ni en la ejecución de la obra del PMU. Ellos auditaron eso y me quieren hacer responsable de supuestos casos y por haber seguido pagando el PMU, como lo paga actualmente el presidente Armando Cabada

El abogado sabía que si no cumplía con los pagos -como ahora también lo hace el presidente del gobierno independiente, Armando Cabada– se corría el riesgo de perder la garantía y hasta sería objeto de una demanda.

Ahora se sabe que el trasfondo de los movimientos por parte de la Auditoria Superior del Estado (ASE) es político. Buscan desacreditar y echar abajo, la posibilidad de candidatura a la presidencia municipal por parte del exalcalde que estuvo tan solo algunos meses en la alcaldía, en el relevo del también expresidente municipal, Enrique Serrano Escobar.

Públicamente, Javier González Mocken hasta dio por buena la versión y confesión de la diputada priista, Isela Torres Hernández, a quien, dicen sus detractores, se le vieron los chones, que no eran precisamente rosas, tras la votación del Congreso del Estado, para permitir que la ASE investigue y aclare el caso del PMU.

Dijo que en una plática con ella (la diputada Isela Torres), la legisladora le comentó que la sorprendieron. De todas formas, está la sospecha de que el fuego amigo priista llegó de la gente cercana al exgobernador de Chihuahua, Reyes Baeza.

En una información publicada por el Heraldo de Chihuahua en la capital, el expresidente Javier González Mocken dejó la víbora chillando entre quienes lo cuestionan, incluido el presidente municipal Armando Cabada;

“¿Me hacen a mí una auditoría porque pagué 10 meses el PMU y no se la hacen a Armando Cabada que tiene 14 meses pagándolo?”.

Falleció en la ciudad de Chihuahua, el Dr. Efraín Martínez Rodríguez, padre de mi estimado amigo y colega (analista político), el abogado Jorge Martínez Quezada, a quien desde este espacio, enviamos a él y a su apreciada familia, un abrazo solidario por la irreparable pérdida de su padre.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

 

 

Commentarios

comentarios

Nota anterior

REPUBLICANOS TENDRÍAN ACUERDO DE REFORMA FISCAL CON 21%

Nota siguiente

PES Y PT VAN EN COALICIÓN CON MORENA