Home»La Columna»TORRE FUERTE: JAVIER GARFIO: EL FURIBUNDO ‘ZARPAZO’

TORRE FUERTE: JAVIER GARFIO: EL FURIBUNDO ‘ZARPAZO’

1
Compartido
Pinterest Google+

Javier Garfio: el furibundo zarpazo./

El furibundo zarpazo del gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado en contra del amigo, socio y protegido del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, a quien ayer junto con el ex administrador de la Secretaría de Hacienda, Gerardo Villegas, metió a prisión, puso a temblar a la clase política de la entidad, generando una enorme conmoción entre los seguidores y fans del Duartismo.

Extraoficialmente, se habla de un ‘descontón’ al ex mandatario estatal y al círculo de políticos y policías que le brindaban protección, y una respuesta inmediata del gobierno por el caso del reciente asesinato de la periodista y corresponsal de La Jornada, Miroslava Breach, pegándole a uno de los alfiles más cercanos e incondicionales al ex gobernador del estado de Chihuahua.

Ya cantó el gobernador de Chihuahua Javier Corral que va ahora en contra del ex gobernador César Duarte y el círculo de colaboradores que se enriquecieron bajo la sombra del poder político en Chihuahua, y que tiene entre muchos otros a los hermanos Everardo y Armando Medina Maldonado, Ricardo Yáñez; al ex fiscal general Jorge González Nicolás, Pablo Ernesto Rocha, Pedro Hernández, Jesús Manuel Flores Esparza y al ex secretario estatal de Hacienda, Jaime Herrera Corral como protagonistas de la trama de corrupción política en el sexenio anterior.

Finalmente empiezan a generarse resultados de los famosos expedientes ‘X’ que tiene en la mira a cuando menos cuarenta ex funcionarios de la administración anterior, y que ayer sirvió de oxígeno al gobierno estatal, que en las últimas horas había estado sujeto a los vaivenes de la crítica y la prensa nacional por la guerra de los cárteles y el asesinato de la periodista Miroslava Breach.

Y ayer, mientras que el gobernador de Chihuahua se encontraba en Juárez, los policías que le seguían la huella al ex alcalde de Chihuahua, Javier Garfio y el ex director del DIF y luego administrador en Hacienda, Gerardo Villegas, fueron aprehendidos en la capital para llevarlos a la prisión de Aquiles Serdán.

Se trata de un proceso de investigación relacionado con asuntos de peculado y desvío de recursos que derivó en una orden de aprehensión que emitió un Juez de la capital para que los agentes de la Fiscalía General del Estado hicieran la chamba y detuvieran al ex director general de Administración del gobierno estatal y al ex secretario de Obras Públicas del estado de Chihuahua.

Los dos ex funcionarios fueron acusados por el delito de peculado y como “integrantes de una red de corrupción política que a manera de asociación delictuosa cometió diversos delitos, enriquecerse personalmente afectando el patrimonio de Chihuahua”.

Llega pues el inicio formal de una auténtica persecución política, lo que otros llamarían una ‘cacería’, lo que confirma el cumplimiento de las promesas de campaña política para intentar llevar al ex gobernador y a sus cómplices a la cárcel. Así lo anunció el gobernador aquel día durante la presentación del gabinete estatal en el Museo de la Revolución.

Según Javier Corral se trabaja en varias carpetas de investigación y el propósito, dijo ayer a los periodistas en Ciudad Juárez, es llevar a César Duarte a la cárcel.

Quién sabe si los cuates de César Duarte sigan pensando que al gobernador le van a faltar manos o haya cambiado a partir de la detención de Javier Garfio, su percepción…

 

Narcopolítica: el nuevo giro de la investigación./

El caso de la sorpresiva detención del ex alcalde capitalino Javier Garfio Pacheco y de Gerardo Villegas, un funcionario de bajo perfil, pero clave en operaciones administrativas,  sirvió de impasse al gobierno para redirigir las investigaciones y anunciar que el caso del artero asesinato de la periodista Miroslava Breach es un caso que trastoca la narcopolítica en Chihuahua.

El mensaje es claro y el hilo conductor lleva al inicio de pesquisas e investigaciones que tiene que ver con todo el poder que ha logrado el narcotraficante Arturo Quintana, alias el ‘80’, en aquellos municipios serranos donde el crimen sentó su poder político y económico, y que obviamente apunta a la protección que el capo recibió desde la Fiscalía General del Estado de Chihuahua en los tiempos del ex fiscal, Jorge González Nicolás y su ‘socio’, el ex director de la Policía Estatal Única (PEU), Pablo Ernesto Rocha.

Inevitable poner en perspectiva la correlación de fuerzas políticas y el apoyo que entonces el capo recibió por parte del aparato dedicado a brindarle, paradójicamente, justicia a la sociedad, en medio de los avatares de los compromisos a cambio de la protección oficial y donde el mismo gobernador Javier Corral sabe que Pablo Ernesto Rocha y Jorge González, eran pieza clave.

Ahora se entiende por qué esa férrea oposición del gobernador al nombramiento de Jorge González Nicolás como secretario de seguridad pública en Ciudad Juárez. Pero el alcalde ‘independiente’ de Juárez, Armando Cabada jamás lo entendió. Lo sabía, pero pudo más el ego político que la razón. Prefirió la vía de la confrontación política con el gobernador, a cambio de sostener como colaboradores en el área de seguridad al abogado Jorge González Nicolás y al policía  Pablo Ernesto Rocha.

Ayer el mandatario anunció “avances importantes”, habló de esos hilos conductores que llevan a la responsabilidad de los grupos de la delincuencia, pero se reservó hablar más del caso del asesinato de la periodista Miroslava Breach.

“En su momento difundiremos los datos que no afecten el curso de las investigaciones”, dijo.

Ya la Fiscalía General del Estado y todos los que participan en la investigación están apercibidos de que nadie podrá filtrar un solo dato de las investigaciones que se llevan a cabo.

 

Identifican a ‘El Chito’ en la brecha./   

En el marco de la guerra y rivalidad interna que enfrentan los grupos armados y organizaciones al interior de los cárteles, el aumento de la violencia en Chihuahua, que ubica otra vez a la entidad en los primeros planos a nivel nacional, está relacionada a la disputa de la plaza y oficialmente, a la incursión de un grupo asociado al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Y el aumento de la violencia en los primeros cinco meses del gobierno del panista Javier Corral está asociada a esa disputa de las organizaciones criminales que mantiene confrontados a los Cárteles de Juárez con el de Sinaloa y a la incursión de otra banda que buscaría participación en la venta y distribución de narcóticos.

En ese tenor, Ciudad Juárez y la capital, siguen sometidas a los embates del fuego. Y los casos de los asesinatos de César Gamboa, El Cabo’ en Rubio a manos del ‘80’, y de Miguel Ángel Loya ‘El Chito’, líder de ese cártel en Juárez, así como de Carlos Gallegos Martínez, el ‘Pitbull’, que fue ejecutado en el restaurante Apple Bee’s de Campos Elíseos en la frontera, son la evidencia del reacomodo de los grupos y de los nuevos liderazgos.

De acuerdo con el “Reporte de Información Policial”, junto con el cuerpo de Miguel Ángel Loya, ‘El Chito’, aparecieron también identificados los cuerpos de los otros tres hombres que fueron dejados en la brecha con signos de tortura.

Se trata de Sergio Carrillo ‘El Checo’, un hombre identificado solamente como ‘El cachorro’ Rodríguez y un hombre de apariencia extranjera identificado como Ehnowka Mohtaha. Todos ellos gente identificada a la organización de La Línea.

Por cierto que ayer durante la visita que realizó el gobernador a la Fiscalía General del Estado en la zona norte, Javier Corral les leyó la cartilla a los ministeriales, les pidió mayor esfuerzo y confirmó que los recientes enfrentamientos entre los miembros de las bandas criminales son el resultado de que “han tratado de eliminarse unos a otros”, demostrando su capacidad de fuerza, equipo y tecnología.

Se comprometió el gobernador a mejorar y dignificar condiciones de trabajo de los policías e investigadores, y prometió un aumento el salarial de los policías y agentes ministeriales.

Un reporte que aparece este martes en El Universal de la capital del país, asegura que la pugna entre esas organizaciones del crimen es por la venta de droga, principalmente en Ciudad Juárez y en la capital del estado, lo que ha provocado que entre octubre de 2016 y febrero de 2017, el estado de Chihuahua ocupe el primer lugar entre las entidades del noroeste del país en homicidios dolosos.

De acuerdo a información del Gabinete de Seguridad,  Chihuahua es una entidad clave entre los cárteles para el tráfico de droga y armas por la frontera que tiene con Estados Unidos, y de ahí la escalada de violencia que se ha vivido últimamente por controlar la ruta de la droga.

El informe señala que entre esas organizaciones estarían disputando el control de la plaza y que tal situación comenzó a recrudecer a partir de la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán a Estados Unidos. En ese sentido, el documento señala que es prioritario reforzar la vigilancia para evitar brotes de violencia. Y La entidad gobernada por Javier Corral es la más violenta de la zona noroeste del país por el número de asesinato de los últimos cinco meses.

En  ese concierto de intereses del narcotráfico,  César Gamboa Sosa, ‘El Cabo’, y Carlos Arturo Quintana, ‘El 80’, eran parte de La Línea, brazo armado del Cártel de Juárez; sin embargo, según el rotativo de la capital, Gamboa Sosa habría pactado con CJNG para poder operar en la entidad, principalmente en la zona del Triángulo Dorado.

 

Sergio Conde Varela./

El abogado, jurista y político, Sergio Conde Varela ya no tiene espacio en El Diario.

El pasado viernes 24 de marzo debió haberse publicado un artículo de opinión que semana a semana y durante los últimos 25 años escribió sobre temas críticos y candentes el abogado y ex Secretario del Ayuntamiento de Pancho Barrio en el gobierno municipal de 1983,  pero el nuevo consejo editorial que dirige el periodista Manuel Aguirre Ochoa, decidió ‘renovar’ la plantilla y hacer cambios entre la gente que hace colaboraciones editoriales.

Y el ‘agraciado’ en esa tómbola de caprichos del propietario y director de El Diario, Osvaldo Rodríguez Borunda, fue el aguerrido político, cuya pluma se quedó congelada en el tintero a causa de una extraña como errática decisión del nuevo jefe editorial del periódico más influyente en el estado de Chihuahua.

Al abogado Sergio Conde Varela, por muchos años cercano al director del periódico e incluso de las confianzas de Osvaldo, no se le dio mayor explicación y solamente se le dijo que sus colaboraciones serían a partir del día 17 de marzo de manera quincenal.

Es decir, la promesa fue que solamente le publicarían cada quince días en lugar de cada semana. La noticia entristeció al profesional de la abogacía.

Y el pasado viernes se debió haber publicado el artículo prometido. Como cada semana el abogado cumplió con el ritual del ejercicio desde hace 25 años: preparó su escrito y lo envió con tiempo al periódico, pero el artículo no le fue publicado. No hubo razones, ni explicaciones. Le mintió Manuel Aguirre Ochoa.

Y quién sabe si quiera si el propietario de El Diario, Osvaldo Rodríguez Borunda, a causa de su enfermedad (embolia) esté enterado o esté tomando decisiones en la política editorial de ese medio informativo.

Asalta la duda y el coraje de saber que a los hombres pensantes e inteligentes se les cortan las ‘alas’ por que han dejado de ser cómodos para el sistema político y social…

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

 

Commentarios

comentarios

Nota anterior

EN EL EDOMEX, A COMO DÉ LUGAR

Nota siguiente

JP MORGAN ACTUALIZA EL ALZA ESTIMADO DEL PIB PARA MÉXICO EN 2017...