Home»Politikkón»TORRE FUERTE: EL INFORME DEL GOBERNADOR EN CIUDAD JUáREZ…

TORRE FUERTE: EL INFORME DEL GOBERNADOR EN CIUDAD JUáREZ…

1
Compartido
Pinterest Google+

¿Quién es Ángel Meixuiero?. /

Relevante y escandalosa la denuncia y los detalles que ofreció el pasado fin de semana el columnista capitalino, Raymundo Riva Palacio, quien, en la entrega de eslabón perdido, de fin de semana, puso en el alambrado de la corrupción, no solamente a Ángel Meixueiro, sino al mismísimo dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, de quien fue el director institucional de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Y ambos funcionarios, atados a la corrupción del exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez.

Meixueiro aparece como parte de una investigación de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua (FGE) sobre presuntos actos de corrupción por un monto de seis mil millones de pesos durante el gobierno de Duarte, que lo involucran a él y a nueve personajes mas en el entramado de la corrupción.

Toca otra vez al gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, establecer el peso de uno más de los llamados hombres de paja, mediante los cuales, según los reportes de la FGE, se hicieron componendas en la red de corrupción tejida por el exmandatario estatal.

Corresponde a Corral ahondar más en este caso específico, cuya punta de la madeja conduce al presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional. La corrupción y la complicidad sigue escalando niveles.

Meixuero fue también hasta la semana pasada, coordinador general del Comité de Planeación para el Desarrollo de Oaxaca con Alejandro Murat, a donde fue enviado después de la paraestatal, y mucho tiempo antes, fue asesor de su padre, José Murat, también entonces gobernador de aquella entidad.

Hoy Ángel Meixueiro, es uno de esos personajes del sistema político mexicano aliados al poder y a los hombres del poder, a quien señalan como responsable de haber operado, a favor del PRI en 2015, el acuerdo mediante el cual se apoyó a los manzaneros del estado de Chihuahua, quienes tenían una deuda estimada sobre los 30 millones de pesos cada uno.

Los firmantes del acuerdo fueron Meixueiro y Duarte, que de un plumazo ayudaron a los productores, y de paso, con toda la carga electoral a cuestas, contribuyeron unas semanas antes de la elección federal intermedia de 2015, a que la tarifa eléctrica de uso domestico beneficiara a poco más de un millón de chihuahuenses.

El PRI gano en las elecciones federales del 7 de junio de 2015, con el 35% de los votos que le permitieron a ese partido y al Verde (PVEM), ganar ocho de las nueve diputaciones federales.

El actual líder nacional del PRI le resolvió un problema al gobernador César Duarte, vía Ángel Meixueiro, -afirma Riva Palacio-, de un asunto que necesariamente tuvo la aprobación de Enrique Ochoa Reza.

“Esa negociación rompió los equilibrios y posiblemente influyo en los resultados de la elección”.

Ahora se sabe que Meixueiro, está indiciado en el caso Duarte, aunque no significa de momento, con la información pública que se tiene, un acto ilegal.  Pero si existe el referente de la estructuración de un modelo de red de corrupción que habría impactado también al estado de Oaxaca, al menos por la información de la misma Fiscalía.

Existe, como en muchos otros, casos en donde surgen imputaciones y señalamientos, la presunción de que el oaxaqueño Ángel Meixueiro cometió un acto ilegal relacionado con el desvió de recursos públicos.

Dice categórico Raymundo Riva Palacio que el eslabón de Meixueiro puso la luz sobre el rostro de Enrique Ochoa Reza.

El líder priista era ciertamente miembro del gabinete ampliado del presidente Enrique Peña Nieto. Pero si acaso es investigado por desvío de recursos para fines electorales, le pegará a Ochoa.

Es difícil imaginarse que no supiera lo que su amigo hacía en nombre de la CFE, remata el periodista.

Para replay en un país donde todo es posible. Ángel Meixueiro sería uno de los hombres en las listas de candidatos a diputados federales plurinominales propuestos por su amigo Enrique Ochoa. Lo buscan blindar.

 

El ‘Fantasma’ de Miroslava. /

El fantasma del caso del homicidio de la periodista, Miroslava Breach, amenaza con repetirse en Chihuahua tras la amenaza al periodista de Televisa, Héctor González, sobajado por el alcalde Armando Cabada Alvídrez, quien lo confrontó y amenazó de muerte el pasado jueves en la ciudad de Chihuahua, apenas unos cuantos minutos después de terminado el 1er. Informe de Gobierno de Javier Corral Jurado.

El caso de las protestas en la búsqueda de justicia por el asesinato de la periodista y excorresponsal de La Jornada en Chihuahua, es un caso emblemático que tuvo mayor relevancia, por el cierre del periódico Norte de Ciudad Juárez, -en el que también colaboró-, y la decisión de su propietario Oscar Cantú Murguía, que tuvo inusitado eco internacional y participación plenaria en Naciones Unidas.

La denuncia también golpeó las estructuras de la prensa nacional, pero tuvo a cambio, con contadas excepciones, un silencio atroz en la frontera.

Y a un año de aquel cobarde crimen en las calles de la capital de Chihuahua, se repite el fenómeno.

Un enardecido y turbado presidente municipal, la emprende en contra del periodista, Héctor González, a quien pretende agredir físicamente en el exterior de un restaurante de la ciudad de Chihuahua. Y los periodistas, otra vez, decidieron callarlo.

Las asociaciones y colegios de periodistas han vuelto a agachar la cabeza. Un silencio sepulcral, a pesar de la contundencia de las declaraciones

Obvio que detrás, de esa decisión, hay varios factores a considerar: el primero, y quizás, el mas delicado e inmoral. El hecho de que la presidencia de la Asociación de Periodistas de Ciudad Juárez (APCJ), está en ahora manos y control del periodista, Arnoldo Cabada de la O, padre del presidente amenazador de Juárez.

El conflicto de interés los dejo enmudecidos, sin habla.

Segundo, que los periodistas, especialmente los mandos y propietarios de los medios de comunicación de Prensa, Radio y Televisión, por igual, decidieron atender el “interés” de la publicidad que tienen del presidente municipal, echando por la borda, el cariz editorial de las empresas de comunicación en Ciudad Juárez.

Tercero, que el choque y las diferencias personales, entre los periodistas, a pesar de la trascendencia misma de los hechos que han sido denunciados oficialmente, ha dejado al garete cualquier interés por defender a quienes se han convertido en victimas de los hombres del poder público.

Lo ocurrido hace unos días a Héctor González por parte del presidente Armando Cabada fue lo más estúpido de lo que este escribidor recuerde en poco más de 33 años de ejercicio periodístico.

Algunos de los colegas coinciden en que el presidente municipal no pudo haber sido capaz de amenazar a González en sus cinco sentidos, y afirman que quizás, no solamente andaba ebrio, sino incluso drogado. Lo suficiente, para intentar embestir físicamente al periodista de Televisa, una y otra vez. Afortunadamente, pudo ser contenido y subido a la fuerza por sus escoltas de seguridad, pero el riesgo de una agresión física siempre existió.

No hay reversa. El periodista Héctor González está en todo su derecho a exigir garantías de trabajo en el ejercicio periodístico en Ciudad Juárez y en toda la entidad, y hasta la protección del gobierno de Chihuahua por las amenazas vertidas.

Por lo pronto el comunicador anunció que sale del noticiero nocturno de Televisa, por la falta de garantías de los gobiernos. El tiro es de dos bandas. Arriba contra el gobierno de EPN, y abajo en contra de los gobiernos de Javier Corral y de Armando Cabada Alvídrez.

Mañana martes estará en Juárez el gobernador de Chihuahua y presentará su primer informe a las 18:00 horas. Es posible que los periodistas -que no son muchos, pero sí valientes- protesten pacíficamente en el interior de las estructuras del edificio del gobierno del Estado.

Allí estará el alcalde Armando Cabada Alvídrez y será un buen momento para repudiar su actitud y la agresión al periodista Héctor González.

Habrá que ver si tiene vergüenza y afronta las consecuencias el presidente municipal, o si acude en algún grado etílico, que le permita sobrellevar el informe de Javier Corral. Por igual, algunos testigos, aseguran que Armando Cabada ya traía tufos de alcohol, durante el informe rendido el pasado jueves en la capital de Chihuahua.

El alcalde tiene que pagar por los hechos. Inadmisible que una figura con la más alta envestidura en Ciudad Juárez haya hecho expresiones como las que señalamos el pasado viernes…

-Eres tú pinche periodista de mierda, te va a cargar la chingada, no sabes con quien te metes…a mí me la pelas-, soltó Cabada, unos segundos después de reconocer al periodista, que sólo le había dicho: ¡Buenas Noches, señor alcalde!

El presidente estaba fuera de sus cabales y quería, a como diera lugar a emprenderla a golpes contra González:

“Suéltenme, suéltenme, déjenme romperle la madre a este cabrón, pinche periodista mentiroso, te voy a quitar ese teléfono y te voy a romper la madre…”.

 

Informe en Juárez. / 

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral tiene más tela de donde cortar y lo hará saber en Ciudad Juárez.

A la victoria -pírrica o no-, en el caso de la lucha que mantiene desde su llegada al poder, en contra del gobierno federal; y la corrupción y la impunidad, el mandatario estatal tiene nueva tirilla de hechos que no pudo presumir en su informe del pasado jueves en la capital del estado.

Sigue siendo la solicitud de extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, la premisa fundamental de su gobierno, al menos hasta no verlo en una prisión mexicana.

Se presume que el gobierno federal quiere colaborar y el mandatario ha confiado en el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Lo que no cuaja, ni encuadra en las partituras, es que el interlocutor, Alfonso Navarrete Prida, aquel entonces joven abogado, que actuaba como Subprocpurador ‘B” de Procesos Penales de la PGR, el mismo que facilitó en su momento operaciones a favor del crimen organizado y los carteles de la droga en los tiempos de Amado Carrillo, sea ahora el negociador del gobierno federal.

Navarrete Prida también fue ‘pieza clave’ en el crecimiento de las estructuras policiales y el poder que mantuvo el estado de México hace algunos años. Lo suficiente hasta ahora para mantenerse en la impunidad y en las altas esferas de la política. Habrá que ver lo que sucede con esos acuerdos.

En fin, que Javier Corral ha cruzado su apuesta en los acuerdos con el gobierno de EPN, y a la materialización y entrega de los 900 millones de pesos, se suma también la urgencia por la cabeza del exgobernador César Duarte. A cambio, decide ‘soltar’ a Alejandro Gutiérrez, el operador de Manlio Fabio Beltrones a Ciudad Juárez, al Cefereso, en los momentos en que la ciudad está ‘blindada’ por efectivos de la policía federal.

Algo no huele bien. Pero Javier Corral puede festejar el triunfo de la caravana por la dignidad, y según lo expresado en México, y consignado por sin embargo.MX, empezaría otra cruzada nacional, pero para combatir la corrupción.

Indiscutiblemente que Javier Corral sigue asumiéndose como ‘comandante’ de la campaña del candidato del Frente Amplio de Participación Ciudadana, el panista Ricardo Anaya.

Muchos saben que Corral lo ha trascendido, y a como están los chingadazos en contra del líder nacional del PAN, todo es posible que ocurra en México, y Javier esta más que puesto, y se lo está demostrando a todo el país. La caravana, las marchas y las movilizaciones son parte de ese andamiaje.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

Commentarios

comentarios

Nota anterior

ANUNCIA MOVIMIENTO NACIONAL VS LA CORRUPCIóN

Nota siguiente

TAMBORES DE GUERRA