Home»Politikkón»TORRE FUERTE: DESATADA LA SUCESIóN EN LA UACJ

TORRE FUERTE: DESATADA LA SUCESIóN EN LA UACJ

0
Compartido
Pinterest Google+

Desatada la sucesión en la UACJ. /

Ni hablar, a escasos meses de la elección del sucesor de Ricardo Duarte Jáquez, se complica el proceso de la sucesión en la Rectoría de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ).

Hombre que se dice “institucional”, con casi más de 30 años de servicio en la máxima casa de estudios, Manuel Loera de la Rosa, alguna vez maestro de investigación en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), decidió levantar la mano en el proceso de sucesión al interior de la UACJ.

Pero no va solo. Con él, ayer, confirmó su aspiración el siempre eterno perseguidor de la silla de la Rectoría, el doctor David Ramírez Perea, y hasta el doctor Carlos González, ex secretario general con Rubén Lau Rojo, aunque no se sabe, si otra vez, algunos de ellos, solo van a la negocia política de las posiciones y direcciones de instituciones y áreas administrativas en la Universidad.

Los tres ‘nuevos’ aspirantes en el proceso de sucesión 2018, escoltan en la lista de tiradores a los dos hombres que hace buen rato se destaparon, y que coincidentemente, son amigos del gobernador de Chihuahua, Javier Corral: Juan Ignacio Camargo Nassar -vía el Notario Javier Camargo Nassar, el responsable de llevarle más de un asunto al gobernador en su despacho-, y del otro lado, el doctor Ernesto Morán, militante panista, a quien el gobierno del priista Reyes Baeza le impidió hace algunos años, llegar a la Rectoría de la UACJ. Llegó entonces Jorge Quintana Silveyra.

El maestro Loera, que al decir de algunos, trae el apoyo -de su hermano, Juan Carlos Loera de la Rosa-, uno de los alfiles de Andrés Manuel López Obrador en el proyecto de Nación y la sucesión por la presidencia de la República, levantó la mano para decir: sí quiero y voy por la rectoría, confirmó el mismo rector Ricardo Duarte.

Pero el maestro Loera, quien suele prevalecer en bajo perfil y moverse finamente en los entresijos de la grilla universitaria, al ser cuestionado ayer mismo por este periodista, casi casi gritó que después de 30 años no iba “asaltar” a la Universidad.

-Me dicen que levantaste la mano-

-No, cómo crees, he sido un hombre institucional. 30 años en la Universidad-

-Y porqué no pensar en un ‘Morenazo’?-

-Me ligan a mi hermano (Juan Carlos)-, luego hace una pausa y después suelta una risa, para decir: “ni que mi hermano fuera el gobernador”…

Manuel Loera se lava las manos, toma una toalla y sale del baño. Se despide amablemente. Luego se pierde en el pasillo principal que conduce a su oficina…

Minutos después, otro hombre ligado a la izquierda, Arturo Herrera, catedrático, gente de Morena, confirma no solamente que sí la quiere y la busca Manuel Loera, si no que también revela que va el doctor David Ramírez Perea, el mismo hombre que en el 2012, al menos en el papel, se atrevió a desafiar al gobernador de Chihuahua, César Duarte, en la sucesión que convirtió por su poderosa mano a Ricardo como Rector de la máxima casa de estudios.

Fue aquel momento, en que aseguran algunos, la mano del exRector se movió a favor de David Ramírez, lo que produjo posteriormente que cayera de la gracia del gobernador que lo pretendía convertir en diputado, y líder de la bancada del PRI en la sexagésima cuarta legislatura.

Pero no hubo nada. Después de que Jorge Quintana ganó la diputación fue condenado a convertirse en secretario del Ayuntamiento de Juárez con el alcalde Enrique Serrano Escobar. Ni siquiera pudo pisar el Congreso del Estado como diputado. Entró al relevo su suplente, Fernando Rodríguez Giner, el nieto del exgobernador de Chihuahua, el general Práxedes Giner.

Por lo pronto el salto de Manuel Loera de la Rosa ya le metió un susto a más de dos, y algunos creen, que es para desestabilizar el proyecto y los avances que tiene, dicen, Juan Ignacio Camargo frente al otro posicionado: Ernesto Morán.

Ambos cargan con la simpatía de la mayoría de los consejeros y directores de las escuelas de la UACJ.

Lo que sí se sabe es que el salto, casi ‘mortal’ de Manuel Loera de la Rosa no es gratuito. Con un tipuchal de años en las grillas de la desaparecida ESAHE, UACH y UACJ, sabe lo que hace y sabe también los terrenos donde pisa.

Todo dependerá de los resultados de la elección presidencial del 1 de julio. Y los enterados dicen que, si gana Andrés Manuel, por mucho que Chihuahua sea gobernado por Javier Corral Jurado, el próximo rector llevará el nombre de Manuel Loera de la Rosa.

 

Madero, Corral y Anaya. /

Hasta hoy nadie sabe, excepto el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, los ‘secretos’ de ese nuevo pacto político con el candidato presidencial del PAN y del Frente, Ricardo Anaya y con su actual colaborador y tirador al Senado, el empresario y también expresidente nacional de ese partido, Gustavo Madero.

Lo que si recuerda mucha gente fue aquél debate del 31 de julio de 2015, en la lucha por la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, en donde Javier Corral y Ricardo Anaya, se acusaron mutuamente de todo, en una guerra sin tregua, en la que finalmente se impuso el nuevo ‘joven maravilla’ del Partido Acción Nacional.

Anaya acusó a Javier de “insultar” y “agredir” la inteligencia de la militancia del PAN.

“Con ese, tu discurso de ángeles y demonios, maniqueo. Donde los buenos, como siempre, están contigo, y la inmensa mayoría -que, por cierto, no te apoya- está del lado equivocado y está contra ti”, le dijo entonces el ahora aspirante presidencial del PAN.

Y ya en franco enfrentamiento, Javier Corral tuvo que acusar a Anaya de “contubernio” con el “corrupto gobierno del presidente de México, Enrique Peña Nieto. Por eso he convocado -le dijo entonces Corral-, a los militantes del PAN a una rebelión de bases en contra del Cártel, al que he denominado el consorcio.

Hoy la historia y con un gobernador echado pa’delante frente al presidente de México y en contra del sistema político, ha puesto en predicamento a su ‘nuevo aliado’, de quien se dice, le ha prometido al gobernador de Chihuahua, que de ganar la presidencia (Anaya), el próximo presidente será Javier Corral.

Por eso los afanes y ‘puentes’ de Javier Corral y de su jefe de gabinete, Gustavo Madero con el grupo de los Galileos y la gente que está sumada al proyecto de Anaya dentro del Partido de la Revolución Democrática, entre muchos otros, Jesús ‘Chucho’ Ortega.

Ese es el gran acuerdo tras aquella épica batalla política al interior del Partido Acción Nacional, donde uno acusa al otro de ser parte del sistema corrupto de EPN y el otro de estar instalado desde hace 25 años en la cúpula del poder.

El próximo domingo en la Plaza del Ángel es seguro que Javier Corral, ya totalmente destapado en contra del presidente de México, haga algún anuncio espectacular, con el gran riesgo de que se lleve entre las espuelas la relación política de su candidato y líder nacional del PAN con Enrique Peña Nieto. Y de Javier Corral, todo es posible.

 

Juarense, designado en TSJE. /

Un juarense, Darío Rogelio Ornelas, que por muchos años ha sido hombre disciplinado y probo en los asuntos de los juzgados, fue nombrado hace unos días titular como encargado del Despacho del Instituto de Formación y Actualización Judicial (INFORAJ) del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Amigo de los amigos, y habiendo sido designado días por su capacidad, antes de la elección del sustituto del hasta hace unos días, magistrado-presidente del TSJE, Julio César Jiménez Castro, Darío Ornelas cayó bien parado en la capital.

Guarda una excelente relación con el nuevo presidente, Pablo Héctor González Villalobos y con la todavía titular y responsable del Consejo de la Judicatura Estatal, Luz Estela Castro.

Darío Ornelas, que lleva el nombre de su padre, un activista político que sirvió muchos al PRI y que ahora pelea la batalla al lado de Morena como enlace en el Distrito Electoral Federal 02, siempre ha sabido manejar con honestidad y prudencia entre los lodos de los tribunales.

Ha sido tan cuidadoso en extremo, que nadie, absolutamente nadie sabe en donde esconde o tiene sus preferencias políticas.

Y hoy es uno de los pocos juarenses que han escalado por capacidad y por mérito propio en las estructuras del poder.

Por cierto, que en su calidad de encargado del despacho de INFORAJ a nivel estatal, podría convertirse en una pieza importante y de consulta para la elección de los jueces en Chihuahua.

De la capital nos llegan noticias de que el decano de los magistrados, contendiente en la elección por la presidencial del STJE, Juan Rodríguez Zubiate podría ocupar la posición que dejará acéfala por ser el nuevo titular y presidente del tribunal, Pablo Héctor González.

El magistrado Juan Rodríguez estuvo al margen de las grillas y fue prudente en los momentos claves y previos en torno a sucesión política al interior del STJE.

Sus amigos le habían calentado la cabeza, pero el magistrado supo aguantar vara. Y por lo pronto desde ayer corrieron rumores de que puede ser el sustituto de Pablo Héctor González, en la posición que este guardaba en el Consejo de la Judicatura de Chihuahua.

 

Demandas trabadas en CC. /

Acusado por la empresa constructora BCH, ganadora y participante en los trabajos de Ingenierías, presupuestos, excavaciones, instalaciones hidrosanitarias y estimaciones en el proyecto del Centro de Convenciones que estaba previsto en terrenos del hipódromo, Everardo Medina Maldonado es el responsable de empalmar y conceder trabajo y presupuesto a la constructora Anglo.

Hoy ambas empresas, por culpa del exsubsecretario de Obras Públicas en la frontera, están envueltas en un litigio, en donde la constructora amiga de Everardo está reclamando un pago de 7 millones 865 mil 380 pesos a la empresa que ganó la licitación.

El expediente folio 152904 establece la demanda en una de las salas del Superior Tribunal de Justicia de Chihuahua, en un “subcontrato” que se supone debe cumplirse, pero que irónicamente ya no tiene materia ante la inexistencia de la obra proyectada del Centro de Convenciones de Ciudad Juárez, que ahora, nos informan, será llevada a los ‘hoyos’ del Chamizal.

Los abogados de BCH y del empresario constructor Gerardo Bonilla, dijeron a este periodista que la empresa fue obligada a compartir el ‘pastel’ de las obras licitadas con Anglo, empresa en la que también ganaría el exfuncionario en el gobierno de César Duarte.

Esa, sin embargo, es sólo una de las muchas obras que fueron licitadas y en las que metió la mano Everardo Medina, el poderoso exfuncionario y pariente de César Duarte Jaquez.

Everardo enfrenta múltiples denuncias en la Fiscalía General del Estado (FGE) y en la Procuraduría General de la República (PGR), en donde muchos de los afectados en los procesos para la ejecución de las obras esperan finalmente justicia, ya sea la federal, o cuando menos la mano justiciera del ‘Nuevo Amanecer’.

 

Aarón Yáñez, un tigre de papel. /

El priísta Aarón Yañez Limas debe renunciar por vergüenza a su encargo en la sindicatura.

El síndico llevaba una carrera política prometedora, y un trabajo -sino espectacular, cuando menos digno en la defensa de los ciudadanos en su encargo de representante popular.

Pero el incidente del atropello y de haber conducido en estado de ebriedad, le dio -literalmente-, en la ‘madre’ a todo su presente y futuro político.

Sus padrinos, los expresidentes municipales, Alfredo Urías Cantú y Enrique Serrano deben estar muy avergonzados de la conducta de un hombre que no supo aguantar el último tramo de ejercicio en el gobierno independiente.

Era el único eslabón de poder político del PRI, y ayer se fue por el acantilado. Se fue a la basura. Y puso en vergüenza a más de un priista que ha dejado de pronunciar desde ayer, el nombre del síndico municipal.

Ya hay gente que en el PRI lo quiere fuera. Dicen que el partido llamara al suplente de Aarón para que se haga cargo de la conclusión de la gestión administrativa.

El alcalde Armando Cabada ha de estar muerto de risa.  Aarón Yáñez resultó ser un tigre de papel.

 

Campaña bajo el sol./

No hay disyuntiva. Si algunos de los candidatos a diputados federales y al senado quieren ganar y convencer, tienen que ir a tocar las puertas de casa en casa. Como en los viejos tiempos.

Dicen que el último de ellos, de una extenuante y larga campaña a la alcaldía fue el finado priista y expresidente municipal, Jesús Macías Delgado. Ninguna campaña política desde entonces ha sido igual.

Y lo anterior lo han aprendido solo algunos. Por circunstancias coyunturales y más económicas que otra cosa, la exdiputada federal y candidata independiente, María Antonieta Pérez Reyes se ha apegado a esa ‘regla de oro’.

Ya hasta el cambio el color de la cara a la exdiputada panista, que ahora luce bastante quemada, renegrida, dirían algunos, porque la aspirante a la diputación federal por la via independiente en el 04, le está entrando duro y en serio por la búsqueda del voto.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

Commentarios

comentarios

Nota anterior

ENTRE TRUMP Y TENGO MIEDO

Nota siguiente

LA METÁSTASIS DE MEADE