Home»La Columna»TORRE FUERTE: DARIA L. DARNELL, EN EL CONVITE DE LA SEGURIDAD

TORRE FUERTE: DARIA L. DARNELL, EN EL CONVITE DE LA SEGURIDAD

0
Compartido
Pinterest Google+

Daria L. Darnell, en el convite de la seguridad./

En medio del ‘fuego’ cruzado y las diferencias políticas que se traen el gobernador de Chihuahua, Javier Corral y el alcalde ‘independiente’, Armando Cabada Alvídrez, bastante significativa la presencia de la Cónsul General de los Estados en Ciudad Juárez, Daria L. Darnell, invitada al convite de ayer de la polémica Mesa de Seguridad.

La diplomática estadounidense ya tomó nota de primera mano del pleitazo que se traen Corral y Cabada, y de las tendencias y preferencias de cada uno de los grupos políticos y empresariales en el ‘ajedrez’ del crimen organizado y los grupos de la delincuencia que se disputan, ya no sólo Ciudad Juárez, sino todo el territorio chihuahuense.

En el broncón político, los empresarios de Ciudad Juárez pertenecientes a las tradicionales cámaras empresariales que forman parte del Consejo Coordinador Empresarial, y entre los que sobresalen, Manuel Sotelo Suárez; Martin Alonso Cisneros; Alejandro Ramírez y Jorge Bermúdez, ya se ‘alienaron’ a favor de Armando Cabada y están en contra del gobernador de Chihuahua, Javier Corral. El tiro ya está cantado.

Los poco más de 400 asesinatos en lo que va de 2016, tan sólo 52 de éstos ocurridos en Juárez, a partir del cambio de poderes en los primeros 17 días de octubre, prendió ‘focos rojos’ y puso al desnudó la ineficacia de las estrategias de la Mesa de Seguridad, y el soporte de los programas sociales y de prevención del delito con recursos federales y con recursos del famoso Plan Mérida.

En Chihuahua no hay autoridad que le pida cuentas al coordinador de la Mesa de Seguridad, Jorge Contreras Fornelli sobre el destino de cuando menos 250 millones de pesos que fueron aportados en los últimos años con recursos provenientes del 5 por ciento del impuesto sobre nomina (ISN) que aportaron los empresarios y cuyo destino, a cabalidad, se desconoce. Los dueños de los dineros también enmudecieron.

Un grupo de empresarios juarenses, entre los que destacan, la ahora secretaria estatal de economía, Alejandra de la Vega Arizpe; el ex presidente de Desarrollo Económico, Benito Fernández, ejecutivos del sector empresarial de la talla de Mario Dena y quienes se han beneficiado de la ‘panacea’ del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC), como el propio, Jorge Contreras Fornelli y Ricardo Rodríguez, están obligados a aportar toda la información pertinente que derivará en acciones de carácter penal por la “desaparición” de los recursos económicos.

Otros actores sociales como la abogada Astrid González, participante también de la Mesa de Seguridad y Hernán Ortiz Quintana de Ciudadanos por una Mejor Administración Pública, que también han puesto el dedo en la llaga y han solicitado la transparencia de los recursos, tienen la obligación moral de pedir cuentas al gobierno que encabeza Javier Corral.

Ahora que el gobernador de la entidad trae la mira puesta en el ex fiscal general del Estado y ahora jefe de la policía, Jorge Enrique González Nicolás y su jefe operativo, Pablo Ernesto Rocha, a Corral le bastaría con profundizar en las investigaciones sobre el destino de los millonarios recursos para dar con el paradero para darse cuenta de que existe materia para exigirle diplomáticamente al presidente municipal, Armando Cabada Alvídrez, la renuncia de su jefe de la policía.

En los reportes de la Auditoría Superior del Estado (ASE) ni siquiera aparece el banco fiduciario a donde se supone debieron destinarse los recursos otorgados por la secretaria estatal de Hacienda, por lo que el destino de los dineros, de muchos millones de pesos, que se presume quedaron en algunas manos, se ha convertido en todo un misterio, y tema que debe investigar de inmediato a través de una comisión, el gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral Jurado.

Las estadísticas oficiales de los primeros días, también ponen al descubierto, el movimiento de los grupos delincuenciales y la sospechosa protección de las policías que han marcado objetivos distintos en la transición política de la entidad;

Al jefe de la policía municipal le interesa perseguir a quienes distribuyen el cristal, y el mismo discurso ya fue ‘masticado’ por el presidente municipal Armando Cabada, que se moverá, créalo o no, a los intereses que le marquen sus jefes policiacos.

Del otro lado, el ex delegado de la PGR y ahora fiscal general, César Augusto Peniche se mueve en relación a la potencial amenaza que representa el mercado de las metanfetaminas, que ya ha desplazado las drogas tradicionales de la mariguana, cocaína y heroína.

La sorpresiva reunión a la que fue convocada la mesa de seguridad, también puso en relieve la falta de estrategias y la nulidad de planes para hacer frente a las contingencias de la delincuencia, cuando se supone que, con todo lo que ha sucedido, las autoridades y la mesa de seguridad debieran tener planes inmediatos para dar respuesta a la insurgencia de los grupos criminales. Pero ayer se demostró que seguimos como en el pasado.

 

Quieren la cabeza de González Nicolás./

Grupos sociales que participan en la llamada ‘Alianza Ciudadana’ de Juárez y Chihuahua, que encabeza en la capital, el abogado Jaime García Chávez, están pidiendo la cabeza del ex fiscal general, Jorge González Nicolás y con él, la del coordinador operativo, Pablo Ernesto Rocha Acosta y la de Sergio Almaraz Ortiz.

En un comunicado que fue hecho llegar ayer al mediodía, el grupo político advirtió sobre los “riesgos” de los nombramientos en el gobierno municipal de Juárez, porque durante su gestión en el Gobierno del Estado “cometieron actos de corrupción y de impunidad, que dañaron a la corporación”.

Las agrupaciones que fustigan a González Nicolás y compañía, son las mismas que apoyaron la candidatura del ahora gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado.

Exigen al alcalde de Juárez, Armando Cabada Alvídrez, que rectifique, pues aseguran que el equipo que nombró a cargo de la policía municipal, fue el mismo que se encargó de “desmantelar el equipo de inteligencia para crear un grupo dedicado a torturar para obtener declaraciones y disfrazó las cifras delictivas”.

Los aliancistas dan por sentada la continuidad del Duartismo en el equipo de la policía municipal y aseguran que es vínculo indisoluble de la relación política entre el ex gobernador e Chihuahua, César Duarte y el alcalde independiente de Juárez, Armando Cabada.

Jaime García Chávez y la ‘Alianza Ciudadana’, tienen la seguridad de que los tres funcionarios referidos arriba, fueron parte de un andamiaje de corrupción e impunidad.

Dijeron que es inadmisible mantener en el gabinete municipal y al frente de la policía a Jorge González Nicolás, cuando justamente el gobierno estatal está documentando todas las irregularidades y el “desastre” que conllevan responsabilidades administrativas y penales en la Fiscalía General del Estado.

Y ahora los tres funcionarios señalados, que fueron contratados para la policía minicipal, están siendo “cobijados por el alcalde independiente de Juárez”.

Los detractores políticos del ex fiscal general, aseguraron que como fiscal general, Jorge González Nicolás desmanteló importantes áreas de la institución, como la red de comunicación del C3 que fue instalada con recursos provenientes del plan Mérida.

La estrategia permitía observar el comportamiento de grupos delictivos en todo el estado. También desarticuló en los últimos tres años el equipo antisecuestros que fue ejemplo y modelo nacional.

 

¿Ciudad Juárez, un nuevo estado?./

En los mentideros políticos empieza a inquietar sobre manera la indiferencia con que de nueva cuenta, y muy a pesar de los discursos y la retórica, se toma a Ciudad Juárez.

Se recuerdan las ideas del ex tinto abogado Antonio López Bustamante, que durante la administración del ex gobernador de Chihuahua, Patricio Martínez García, hoy senador de la República, jamás se cansaba de promover la idea de convertir a Ciudad Juárez en una entidad y separada completamente del resto de Chihuahua.

La histórica disputa política y las diferencias entre Juárez y la capital, estriban en la distribución de los recursos, las inversiones y la prioridad en la ejecución de las obras públicas, en donde siempre ha perdido Ciudad Juárez, a pesar de los recursos que aporta a la federación y al estado, y a pesar de que el tamaño de la población es muy superior a la población que tiene la capital de la entidad.

También se recuerda al empresario, Raúl de León Anzures que entre los suyos y con el apoyo del ex alcalde Manuel Quevedo Reyes, hizo un amplio estudio económico de los muchos millones de pesos que aporta la frontera percápita y la falta de reciprocidad de los gobiernos, tanto federal como estatal.

Dicen que ahora que está muy de moda el asunto de las candidaturas y gobiernos independientes y las diferencias políticas de quienes nos gobiernan, no estaría nada descabellado retomar la iniciativa separatista para buscar la verdadera autonomía política y financiera de Ciudad Juárez.

Y más vale que Ciudad Juárez vuelva a funcionar pronto, por que del otro lado de la frontera, y para como está el desorden en la ciudad, los vecinos no verían nada mal anexar la frontera mexicana al estado de Texas…

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

Sin comentarios

Deja un comentario

Nota anterior

Los Simpson se meten en la campaña y le pegan a Trump

Nota siguiente

OSORIO 2018: ALEJANDRO PÁEZ