Home»Politikkón»TORRE FUERTE: ALIANZA EN EL SHAN-GRI-LA…

TORRE FUERTE: ALIANZA EN EL SHAN-GRI-LA…

0
Compartido
Pinterest Google+

Alianza en el Shan-Gri-La. /

Ayer por la tarde, unas horas antes de partir a la capital del país, el excandidato a gobernador de Chihuahua en 2016, Enrique Serrano Escobar se reunió con el exalcalde Javier González Mocken, para sellar, según trascendió, el compromiso del nuevo frente político alineado al nuevo candidato presidencial del PRI: José Antonio Meade Kuribreña.

La dupla de exalcaldes que gobernó Ciudad Juárez en el período 2013-2016, que apenas unos días antes, habían sufrido el repudio, el escarnio y la animadversión de un grupo de priístas encabezados por el exgobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza Terrazas, se sacaron la rifa del tigre, cuando ayer por la mañana, después de la bendición presidencial, se supo que Pepe-Toño era el ‘tapado’ del PRI a la presidencia de México en 2016.

Ya nadie pudo detener la avalancha de priístas, ‘todos amigos’, del ungido a la candidatura presidencial y el obligado cambio de nomenclatura entre algunos tricolores que en Chihuahua ya habían sido desplazados por el avanzado proyecto político que habían tejido el exgobernador de Chihuahua y actual director general del ISSSTE, el líder estatal de la CTM, Doroteo Zapata y la diputada local, Adriana Fuentes Téllez.

Ellos y el exalcalde Héctor ‘Teto’ Murguía, que hace una semana proclamó entre algunos conocidos priistas, y a los cuatro vientos, que su equipo se la estaba jugando por la ‘libre’ y no él, fueron señalados como el bloque anti-duartista que se había repartido el pastel de la novia.

En un abrir y cerrar de ojos, se encargaron de nominar a los candidatos al senado, cuyos cargos recaerían en el exgobernador Reyes Baeza y en la diputada federal, Georgina Zapata, y a prometer la presidencia municipal para la hija del acaudalado empresario Valentín Fuentes Varela.

Pero en su desbordada y loca carrera por recuperar los espacios y el poder político en Chihuahua, los Reyecistas cometieron un pecado capital. Eligieron sin la venia del poder presidencial y lo que es peor, sin que todavía se conociera siquiera el nombre del ungido a la Presidencia de la República para la sucesión de 2018.

El grupo político de Reyes Baeza, amén de los propios desvaríos del exgobernador de Chihuahua, fue factor ‘clave’ en la persecución, aportación de pruebas y documentos, y posterior caída del exmandatario César Duarte Jáquez, cuya relación política con José Antonio Meade, quizás no lo salve del proceso judicial que se le sigue, pero sí le servirá para levantarse del estercolero en el que está inmerso en algún recóndito lugar de los Estados Unidos. Al menos, eso es lo que se dice.

Y ayer en el Shan-Gri-La, en escasa hora y media, los exalcaldes Enrique Serrano y Javier González Mocken se unieron en un nuevo pacto político, tras una apurada comida que tuvo como punto central la nominación del exsecretario de Hacienda como el candidato presidencial del PRI en 2018.

Una especie de Mesías, no solo para el priismo de todo el país, sino para los sobrevivientes priistas de Chihuahua que comulgaron con el gobierno de César Duarte, quienes han sido -literalmente- perseguidos por el proceso de ‘Justicia para Chihuahua’ del actual gobernador panista, Javier Corral Jurado.

Este periodista supo que Enrique y Javier sellaron así un compromiso para el proyecto político de 2018.

Enrique Serrano Escobar quiere ser candidato a senador, y Javier González Mocken quiere confrontar al actual alcalde del gobierno independiente de Juárez, Armando Cabada Alvídrez. Ambos sienten que los vientos empezaron a cambiar de rumbo desde la mañana de ayer.

Especialmente ahora, no solamente por la buena relación que tiene Serrano con Meade, sino por el apoyo que siente y la amistad que profesa también con Eruviel Ávila, que será ‘comandante’ y jefe de la campaña política del exsecretario de Hacienda.

 

Foto con el candidato. /

Quien también ha levantado cautelosamente la mano con miras al 2018 es el diputado federal, Fernando Uriarte Zazueta.

Pian pianito, y de ganar José Antonio Meade en 2018, el legislador federal tiene asegurado su porvenir, ya sea como representante popular o como funcionario federal, debido a que tiene desde hace rato una buena relación con el recién destapado abanderado priista.

Y ayer, para no dejar lugar a dudas, Fernando Uriarte se tomó la fotografía con su amigo, José Antonio Meade, cuando el candidato presidencial llegaba al restaurante donde estaban reunidos los diputados federales del PRI con el líder nacional de ese partido, Enrique Ochoa Reza.

Los diputados de la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados   fueron convocados por la mañana por parte de Ochoa Reza a una reunión urgente, a la cual llegó a mediodía para extenderles un saludo y su agradecimiento el ‘candidato sin partido’ del PRI.

Y hasta donde se sabe la relación de Fernando Uriarte con José Antonio Meade Kuribreña, incluso, según se dice, trasciende al exgobernador de Chihuahua, César Duarte, el prófugo exgobernador, quien se encargó de consolidar esa relación y amistad.

 

Diputados de ‘bragueta rápida’ /

No más eso faltaba. La diputada panista Rocío González puso el dedo en la llaga en la Torre Legislativa, donde, sin decir nombres, acusó a los diputados de acosar sexualmente a las diputadas. Que tal eh!.

La iniciativa presentada por el diputado Alejandro Gloria, el viejo de la diputada federal, María Ávila, que quien sabe si ya llegó de las Europas, y relacionada con un exhorto al Jefe del Ejecutivo para establecer acciones y medidas de prevención en contra de la violencia en contra de las mujeres, le sirvió de marco a la legisladora panista para decirle en su cara al señor diputado que el buen juez por su casa empieza.

De plano, la diputada dio a entender que, en Chihuahua, los diputados deben dejar de acosar a sus compañeras legisladoras a quienes no cesan de mandarles flores, recados y hasta regalitos. Quien sabe que tan enteradas estén las mujeres y esposas de los legisladores que andan de ‘bragueta rápida’. A lo mejor no llegan a tanto, pero ya ve, así se arman los chismes.

Más cauta fue su tocaya, la diputa juarense, Rocío Sáenz, quien dijo que, a todos, diputados y diputadas, les toca respetarse mutuamente y a ser conscientes de que son, representantes populares.

Opinó diferente Isela Torres que más lagartona y colmilluda políticamente, ya hasta Notario Público quería mandar traer para que se asentaran las denuncias y los dichos y señalamientos de la legisladora panista.

Y ya calado, y quizás también con la temperatura a cien grados, por el agarre en el Congreso, Alejandro Gloria ratificó que a él le gustan las mujeres y que, para él, y para su corazón, son lo más importante. Nomás falto que lo sacaran en hombros.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

 

 

 

Commentarios

comentarios

Nota anterior

DESTINA GOBIERNO 56 MILLONES DE PESOS PARA CUIDADO INFANTIL

Nota siguiente

UACJ TIENE NUEVO CONSEJO TéCNICO Y UNIVERSITARIO...