Home»Politikkón»TORRE FUERTE: AGOTADO EL “PLAN BAEZA”…

TORRE FUERTE: AGOTADO EL “PLAN BAEZA”…

2
Compartido
Pinterest Google+

Agotado el “Plan Baeza”. /

El sorpresivo como inminente y fallido destape e ‘imposición’ del exrector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), Jorge Quintana Silveyra, compadre y hechura política del exgobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, acabó por sepultar en cuestión de unas cuantas horas, los planes del actual director general del ISSSTE.

Los grupos políticos afines al exmandatario estatal pusieron en riesgo la posibilidad de que Reyes pueda hacerse de la candidatura al senado de la República, que en palabras atribuidas aquí en la ciudad al senador Emilio Gamboa Patrón, Reyes no está contemplado para ocupar, por ninguna vía, un escaño en el proyecto político de 2018.

Pero la historia aún no concluye. Ya se habla de que habrá cambio de candidatos del PRI en puestos de elección popular, por razones de investigaciones y expedientes abiertos en contra de los tricolores aliados de César Duarte.

Aquí hay molestia y mucho desconcierto entre los priístas, especialmente entre los coordinadores de zona, que siguen siendo ‘maiceados’ por el independiente Armando Cabada Alvídrez.

Está pagando 4,200 pesos, más 20 pesos por cada firma que los coordinadores de zona priistas le consiguen en las colonias. Llegará pronto a las 60 mil firmas. Los jefes de grupo cayeron en la ‘tentación’ del dinero, como lo hicieron el día de la elección de 2016.

En un virtual ajuste de cuentas al interior del priísmo, el excandidato a gobernador de Chihuahua, Enrique Serrano Escobar, está a una nada de cobrarse la afrenta de la traición sufrida en la campaña de 2016, que se atribuye al exsecretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y a su operador político en Chihuahua: Reyes Baeza.

Ambos, se sabe ahora, fueron los que operaron la labor de zapa, que tuvo como resultado la derrota de Serrano y el triunfo del gobernador panista, Javier Corral Jurado, y en Ciudad Juárez, el golpe al dos veces exalcalde Héctor ‘Teto’ Murguía, con la venia del exgobernador prófugo de Chihuahua, César Duarte.

Reyes Baeza tomó por ‘asalto’ al PRI en marzo de 2017, y estableció en ese entonces una alianza política con Teto Murguía, sin la consulta a la totalidad de los grupos políticos de la entidad.

En el Cepia, apareció por primera vez, después de estar literalmente fuera de las actividades del partido, Omar Bazán. El exdirigente de la CNOP llegó como presidente de la Fundación Luis Donaldo Colosio, y desde esa trinchera, y de la mano, de Reyes, ‘secuestraron’ literalmente al partido político, bajo el argumento de reconstrucción de un partido devastado con la derrota de 2016. Estuvo ausente Enrique Serrano y la mayoría de los Duartistas de Chihuahua.

En Torre Fuerte dijimos que el líder estatal había destrozado las formas de la política, al ensalzar, hasta el cansancio, la figura del exgobernador de Chihuahua. El plan original era: convertir en senador a Reyes Baeza y con él en la fórmula, a la secretaria general, Georgina Zapata, y lanzar al proyecto de la alcaldía a la diputada local, Adriana Fuentes Téllez.

Lo ocurrido la semana pasada, con el fracaso en la intentona de destape de Jorge Quintana (Plan “B”) del reyecismo, a quien Reyes hizo Rector de la UACJ y el destape y registro de la diputada Adriana Terrazas a la candidatura a la alcaldía de Juárez, por instrucciones del CEN del PRI, acabó por exhibir al actual director general del ISSSTE.

Lo que salió fuera de la partitura política, que le pegó también a la dirigencia estatal de Chihuahua fue la ‘renuncia’ del exalcalde Javier González Mocken, de quien, dicen los enterados, fue boicoteado por el mismo PRI de Chihuahua, porque su nombre y su aspiración política, jamás apareció en la lista de los aspirantes a la presidencia municipal de Ciudad Juárez, que solicitó el Comité Ejecutivo Nacional en la capital del país.

A escasas horas del destape de José Antonio Meade Kuribreña como candidato presidencial del PRI, los exalcaldes Enrique Serrano y Javier González Mocken se reunieron en Los Arcos, y allí convinieron el plan: González Mocken, sería candidato a presidente municipal, pero solamente en el caso de que la paridad de género no le afectara; “pero si no, tienes mi apoyo”, le habría dicho Serrano a Javier.

Enrique ‘palomeo’ esa tarde, antes de salir a la Ciudad de México, al abogado juarense, en un asunto considerado con mucha “ambigüedad”, dirían los amigos de González Mocken.

Y bueno el resto de la historia ya la conocen los priístas.

Omar Bazán operó en Chihuahua para hacer efectiva la candidatura por paridad de género, pero pensando en la candidatura de la diputada local Adriana Fuentes, y no en la candidatura para la diputada federal, Adriana Terrazas Porras.

La noche en que se presumía Jorge Quintana debía haber salido a la capital del estado para su preregistro, fue notificado de que él, no era el “bueno”. Las cosas habían cambiado. Ese mismo día, y con horas de anticipación, Enrique Serrano se comunicó con Emilio Gamboa Patrón, y dicen que hasta con el candidato para pegar el grito en el cielo sobre el “desaseado” proceso interno del PRI en Chihuahua.

Quienes lo habían traicionado en la campaña política de 2016, querían imponer candidato a la presidencia municipal.

 

¿Candidato de coalición? /

En las próximas horas se definirá si el expresidente municipal, Javier González Mocken se lanza por la candidatura a la alcaldía por los partidos coaligados de Morena, del Trabajo y de Encuentro Social.

Hasta hace unas horas se sabía que el líder estatal de Morena, Martín Chaparro y el abogado Javier González Mocken habían sostenido pláticas en relación con las posibilidades de que el exalcalde priísta pueda emular la hazaña de hace ya varios años del zacatecano Ricardo Monreal, que, habiendo salido de las filas del PRI, acabó ganándole a los priistas la gubernatura.

González Mocken, que decidió ‘romper’ con la dirigencia estatal del PRI, luego de conocer que su nombre jamás apareció en la lista del comité directivo estatal que fue enviada a la ciudad de México, había sido considerado con posibilidades de participar como candidato a diputado federal en uno de los distritos de mayor fuerza para su partido. Pero esa posibilidad fue desechada por el expresidente municipal.

Habrá que ver si los Morenistas o alguno de los otros partidos logra convencer a Javier González Mocken y si este decide, participar con las siglas de otro partido, al que perteneció durante muchas décadas su familia, desde los tiempos de su padre: José Alfredo González Mocken.

Ya se habla de un proyecto de gobierno municipal de coalición política en Ciudad Juárez.

 

Ramón Galindo, candidato por el PAN. /

Después de que la empresaria juarense, Alejandra de la Vega Arizpe decidió cancelar sus posibilidades para la campaña política a la presidencia con las siglas del panismo, y de que el secretario de Educación, Pablo Cuarón, ni siquiera puede poner orden a los desmanes y a las grillas que se  trae su ahijado, Guillermo Álvarez Terrazas en la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez (UTCJ), el representante del gobernador de Chihuahua, Ramón Galindo Noriega, será quien enarbole de nueva cuenta la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Juárez.

Galindo fue presidente municipal en la administración (1995-1998) cuando derrotó entonces al candidato del PRI, Carlos Morales Villalobos por apenas una cantidad superior a los 1,600 votos de diferencia.

Ramón Galindo, uno de los baluartes de la campaña política, al lado de la hermana del mandatario Leticia Corral y del investigador y académico, Hugo Almada Mireles, se prepara ya para abanderar la propuesta política del PAN en la ciudad con el visto bueno del gobernador de Chihuahua, Javier Corral.

Desde la llegada a la representación del gobierno del estado en Juárez, el también exsenador se ha encargado de ‘sembrar’ a todo su equipo político en los principales cargos y mandos de estructura de las diferentes dependencias y de las descentralizadas del gobierno estatal en Juárez.

Galindo perdió en 1998 la campaña a gobernador en contra de quien, ahora por cosas del destino, es el candidato del PRI a la presidencia en la ciudad de Chihuahua, Patricio Martínez García, y es también, hombre ‘clave’ en el proyecto de sucesión política en la capital del estado, donde la alcaldesa es Maru Campos.

En la capital corren las voces de que Javier Corral quiere a Patricio en Chihuahua y a Ramón en Ciudad Juárez.

 

Javier Corral empuja a Anaya. / 

El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado sigue siendo una pieza ‘clave’ para la oposición política.

Corral encabezó aquí la llamada “marcha por la dignidad” y sigue agenciándose los éxitos políticos del Frente Ciudadano que encabeza el panista Ricardo Anaya.

Acompañado de Gustavo Madero, su jefe de gabinete en la administración estatal, de Ramón Galindo, y de muchos otros panistas, comenzaron una cruzada que tiene fondo político.

Desde Chihuahua le hacen campaña al candidato Anaya y al Frente Ciudadano que todavía no levanta.

Sin embargo, el inicio de la “nueva revolución” encabezada por el gobernador ha sembrado también mucha suspicacia entre los ciudadanos chihuahuenses.

El PRI pidió que el gobernador de Chihuahua renuncie a su cargo para que se dedique “con toda libertad” a promover la campaña del precandidato a la presidencia de la República del Frente y los partidos de coalición: PRD y Movimiento Ciudadano.

Se habla de gastos y una cuantiosa inversión en el proyecto de la caravana por la dignidad.

Comentarios: mariohectorsilva@yahoo.com.mx

 

Commentarios

comentarios

Nota anterior

CASO DUARTE: URGE GOBERNADOR REUNIóN CON PGR

Nota siguiente

LA CARGADA QUE VIENE: ALEJANDRO PáEZ