Home»La Noticia»SUFRE CHIHUAHUA CAMBIO CLIMATICO

SUFRE CHIHUAHUA CAMBIO CLIMATICO

0
Compartido
Pinterest Google+

AgriculturaDe la Redacción.<>

Chihuahua es considerado uno de los estados más vulnerables frente al cambio climático debido a que esta región tiende a ser más cálida y seca y registra con mayor frecuencia notorios incrementos en la temperatura lo que representa fuertes demandas de agua y energía, alertaron las organizaciones integrantes de la campaña nacional Píntale la raya al cambio climático.

En conferencia de prensa, el Barzón Chihuahua, el Frente Democrático Campesino, Gilberto Velázquez Angulo investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y Greenpeace México, coincidieron en que los periodos de sequía, que ahora se presentan de julio a septiembre, están provocando daños sociales en la entidad, al generar desempleo, abandono de tierras, migraciones y conflictos entre los usuarios del agua (1).

El 74 por ciento de la superficie de Chihuahua se encuentra en el norte árido de México, cerca del 83 por ciento de la lluvia total se pierde por evaporación y transpiración, y sólo 17 por ciento es aprovechada por los sectores productivos y para uso doméstico (2).

“El cambio climático está impactando profundamente sobre la agricultura y la producción de alimentos en todo el mundo. La seguridad alimentaria en muchos países está bajo amenaza de cambios impredecibles en las lluvias y eventos climatológicos extremos; Chihuahua es un claro ejemplo de este cambio en los ciclos de lluvia y repercute en la producción de alimentos”, expresó Aleira Lara, coordinadora de la campaña de agricultura sustentable y transgénicos de Greenpeace.

En 2005, México registró una importante baja en la producción de maíz debido a los fenómenos hidrometeorológicos, lo cual afectó al 17 por ciento de la superficie sembrada correspondiente al ciclo primavera-verano. Se perdieron alrededor de dos millones de hectáreas cultivadas con maíz (3). De estas hectáreas siniestradas, tan sólo 1.7 millones se perdió por la sequía en los estados de Chihuahua, Durango, Jalisco, México, Michoacán, Puebla, Sinaloa,Tamaulipas y Zacatecas.

“En Chihuahua, durante 2003 la sequía afectó 200 mil hectáreas de cultivo y 1,500 cabezas de ganado. En el 2005, fueron afectadas 5,625 hectáreas de cultivo lo cual se tradujo en una pérdida de 45 millones de pesos.

Las autoridades deben impulsar una agricultura basada en la diversidad, clave para lograr seguridad alimentaria en un clima cambiante. Científicos predicen que la diversidad genética será lo más crucial en ambientes altamente variables por lo que es esencial la conservación de semillas nativas y convencionales las cuales se ven amenazadas con las dos variedades de maíz transgénico que inminentemente terminarán con la gran diversidad de maíces mexicanos a causa del flujo génico”, denunció Lara.

“Toda la población de Chihuahua es altamente vulnerable, no sólo por la falta de recursos básicos para subsistir como agua o alimentos. Las olas de calor están poniendo en alto riesgo a los adultos mayores de sesenta años, y este número de afectados se está incrementando en toda la entidad”  indicó Jaqueline Arámbula Almanza, representante del grupo local de Greenpeace en Chihuahua.

El efecto negativo de las ondas de calor también impactará en la economía de toda la población, si se considera el incremento en los consumos de electricidad para aire acondicionado, ya que las construcciones en su mayoría, fueron edificadas sin considerar factores climáticos (4).

“El cambio climático actual ha sido provocado por el hombre y él mismo debe solucionarlo, con acciones individuales y en conjunto con la sociedad, incluyendo los diferentes niveles de gobierno porque este problema mundial también es el resultado de la falta de políticas públicas adecuadas y la limitada inversión en acciones concretas y medibles que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, que son la causa de esta crisis global.

Se requiere también la aplicación de estrategias y acciones de adaptación a los cambios que ya se están dando, con el fin de reducir los impactos del cambio climático sobre los grupos más vulnerables”, señaló Gilberto Velázquez Angulo, investigador del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

“El calentamiento global afecta a todos sin distinción de razas, condición social, ideológica o económica; el cambio en las condiciones climáticas ha empezado a manifestar sus estragos en la entidad, en el país y en el mundo entero. Es un problema resultado de la suma factores relacionados con las actividades del hombre como son la quema de combustibles, el mal uso de la energía, la conversión de suelos de forestales a agrícolas, el uso excesivo de agroquímicos, entre muchos otros”, declaró Gabino Gómez de El Barzón Chihuahua.

Ante esta realidad, las organizaciones llamaron a la sociedad a dejar atrás la pasividad y trabajar de manera conjunta para poner límites al cambio climático sumándose a la campaña nacional Píntale la raya al cambio climático que actualmente cuenta con el registro de cerca de 90 mil firmas en todo el país. También llamaron a las autoridades del estado y del país a que pongan en marcha de manera inmediata políticas contundentes de adaptación y mitigación al cambio climático.

Píntale la raya es una campaña con presencia a nivel nacional, plural, incluyente, horizontal, impulsada por ciudadan@s y organizaciones de la sociedad civil que, si bien atienden diversas agendas temáticas, han decidido promover la acción social para frenar el cambio climático e incorporar este tema como parte transversal de sus demandas.

El primer objetivo de esta campaña es reunir la mayor cantidad de firmas para exigir al gobierno federal acciones concretas y medibles para mitigar el cambio climático en México.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

Politikkon Viernes 27 de Noviembre

Nota siguiente

CALDERON PIDE SUPRIMIR POLICIAS