Home»Politikkón»REVÉS AL JEFE DIEGO Y A CHIHUAHUENSE

REVÉS AL JEFE DIEGO Y A CHIHUAHUENSE

0
Compartido
Pinterest Google+
Banamex se anotó uno de sus triunfos jurídicos más importantes de los últimos años al ganar un amparo que le servirá para no pagarle a uno de sus clientes, defendido por el despacho del panista Diego Fernández de Cevallos, una cantidad multimillonaria, que se calculaba en alrededor de 250 mil millones de pesos, por una inversión que realizó en 1987 a una tasa de interés de 91%, como las que existían y se pactaban en la época.
La Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a Banamex y dejó sin efecto la sentencia que había dictado en contra del banco el Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua, el cual había llegado a la conclusión de que la inversión realizada por el cliente del banco se había renovado mensualmente, desde aquella época, a la misma tasa de interés.
Contrario a lo que se esperaba, la discusión de este caso se concentró en hacer una interpretación de las leyendas que se establecieron en el pagaré que suscribió Banamex con su cliente.
En el documento se estableció que se trataba de una inversión a 28 días, con una tasa de 91% de interés renovable cada que terminara el plazo fijado.
En el pagaré el banco estampó dos leyendas: “Los intereses le serán renovados el día del vencimiento al mismo plazo” y “De no contar con instrucciones al vencimiento se renovará (en las) mismas condiciones”.
Al revisar dichas leyendas, el Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua concluyó que la inversión se renovó desde que se firmó el pagaré, de manera automática cada 28 días, a la misma tasa pactada por el banco que era la de de 91%.
Por eso al 1 de mayo de 2004, el monto de la inversión inicial (de 400 mil viejos pesos) ascendía a mil 462 millones de pesos, y al 2010, el monto se estima andaba en alrededor de 250 mil millones de pesos.
Pero al revisar las mismas leyendas, la Corte, hizo una nueva interpretación que benefició al banco, al establecer que la frase “se renovará en las mismas condiciones”, no se refería a la tasa fijada de 91%, sino a las mismas condiciones de las tasas fijadas por el Banco de México, aunque en el pagaré no se hiciera referencia a este punto.
Y esa interpretación de la Corte le permitió a Banamex ganar el juicio a su cliente, que en la recta final del juicio contó con la defensa que le brindó el despacho del ex candidato presidencial y ex legislador del PAN, Diego Fernández de Cevallos.
El máximo tribunal del país le ordenó al banco pagar la inversión realizada, pero ya no a la tasa de 91%, sino a la tasa fijada por el Banco de México en la época, cuando lo hacía, o la tasa comercial promedio que regía cuando el Banco de México ya no regulaba este punto.
Y esto, al final, lo que generará es que el cliente de Banamex reciba un pago por su inversión mínimo, que en ningún momento será una suma millonaria.
Durante la discusión de este caso, el presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia, afirmó que “se dice que hay una intención de proteger al banco, olvidando que detrás de cada banco hay miles de ahorradores”.
Porque, agregó, si el banco fuera desprovisto de la suma garantizada, podríamos generar una afectación universal a quienes tienen su dinero guardado en los bancos.

jefe-diegoMéxico, D.F.- Banamex se anotó uno de sus triunfos jurídicos más importantes de los últimos años al ganar un amparo que le servirá para no pagarle a uno de sus clientes, defendido por el despacho del panista Diego Fernández de Cevallos, una cantidad multimillonaria, que se calculaba en alrededor de 250 mil millones de pesos, por una inversión que realizó en 1987 a una tasa de interés de 91%, como las que existían y se pactaban en la época.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación amparó a Banamex y dejó sin efecto la sentencia que había dictado en contra del banco el Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua, el cual había llegado a la conclusión de que la inversión realizada por el cliente del banco se había renovado mensualmente, desde aquella época, a la misma tasa de interés.

Contrario a lo que se esperaba, la discusión de este caso se concentró en hacer una interpretación de las leyendas que se establecieron en el pagaré que suscribió Banamex con su cliente.

En el documento se estableció que se trataba de una inversión a 28 días, con una tasa de 91% de interés renovable cada que terminara el plazo fijado.

En el pagaré el banco estampó dos leyendas: “Los intereses le serán renovados el día del vencimiento al mismo plazo” y “De no contar con instrucciones al vencimiento se renovará (en las) mismas condiciones”.

Al revisar dichas leyendas, el Tribunal Superior de Justicia de Chihuahua concluyó que la inversión se renovó desde que se firmó el pagaré, de manera automática cada 28 días, a la misma tasa pactada por el banco que era la de de 91%.

Por eso al 1 de mayo de 2004, el monto de la inversión inicial (de 400 mil viejos pesos) ascendía a mil 462 millones de pesos, y al 2010, el monto se estima andaba en alrededor de 250 mil millones de pesos.

Pero al revisar las mismas leyendas, la Corte, hizo una nueva interpretación que benefició al banco, al establecer que la frase “se renovará en las mismas condiciones”, no se refería a la tasa fijada de 91%, sino a las mismas condiciones de las tasas fijadas por el Banco de México, aunque en el pagaré no se hiciera referencia a este punto.

Y esa interpretación de la Corte le permitió a Banamex ganar el juicio a su cliente, que en la recta final del juicio contó con la defensa que le brindó el despacho del ex candidato presidencial y ex legislador del PAN, Diego Fernández de Cevallos.

El máximo tribunal del país le ordenó al banco pagar la inversión realizada, pero ya no a la tasa de 91%, sino a la tasa fijada por el Banco de México en la época, cuando lo hacía, o la tasa comercial promedio que regía cuando el Banco de México ya no regulaba este punto.

Y esto, al final, lo que generará es que el cliente de Banamex reciba un pago por su inversión mínimo, que en ningún momento será una suma millonaria.

Durante la discusión de este caso, el presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia, afirmó que “se dice que hay una intención de proteger al banco, olvidando que detrás de cada banco hay miles de ahorradores”.

Porque, agregó, si el banco fuera desprovisto de la suma garantizada, podríamos generar una afectación universal a quienes tienen su dinero guardado en los bancos. (El Universal Online)

Commentarios

comentarios

Nota anterior

Politikkon, Martes 23 de Marzo.

Nota siguiente

AJUSTE DE CUENTAS EN PRI: PAN