Home»Opinión»RETRATO HABLADO.

RETRATO HABLADO.

0
Compartido
Pinterest Google+

Pablo Cuaron PublicidadPor Eduardo Serna.

Ahora que ser ciudadano está de moda y es visto como signo de modernidad remitir todos los pensamientos, palabras y acciones propias a esa condición, sobre cualquier otra, yo también quiero escribir a título ciudadano. ( antes se decía a título personal, pero en la era de los observatorios, comités y mesas urbanas, pesa mas ser ciudadano que persona).

Desde mi condición ciudadana me siento mas libre de expresar lo que quiero desde la mas profunda subjetividad, sin compromiso alguno con la objetividad que normalemnte me impone mi condición de colaborador de un espacio periodístico tan serio, como es PERSPECTIVA.

Inaugura la era del “ciudadanismo” Pablo Cuarón, que de esta manera se siente libre para transitar ofertando su programa político sin las ataduras que imponen las leyes que regulan los procesos electorales. Desde su calidad de ciudadano, Paulo Cuarón quiere ser Gobernador.

Por su parte, soledad Maynez, dejando a un lado su condición de ciudadana fallida de un Observatorio que resultó altamente observable por su peligrosidad social y su sensibilidad hacia los dineros públicos, ahora se arranca con que quiere “algo”…lo que sea…un puesto adminsitrativo, un cargo póblico.. Pero lo quiere no como política, sino como ciudadana. Dicho lo anterior paso a externar mi opinión ciudadana sobre las características que debe de tener aquella persona que nos gobierne en el próximo trienio. Las resumo en tres: conocimiento, compromiso con la continuidad y finalmente, rumbo. No creo que sea mucho pedir. Ateniéndome al principio de lógica según el cual “la afirmación de una cosa no es la negación de la otra”, doy por hecho que el candidato sea una persona capaz, honesta, de trayectoria limpia y sin sombras de sospecha de actividades ilegales en el tejido de sus relaciones con las fuerzas públicas, privadas o, con mayor razón: ilegales.

Descarto, por lo tanto, a aquellas personas que se han visto relacionadas con actividades del narco; descarto a aquellas que desde la función pública han demostrado un pobre desempeño y una tendencia clara a usar el puesto en beneficio propio o de sus amigos, mal-usando los dineros públicos, ya sea por incapacidad para rendir resultados a la altura del presupuesto, o lo que sería peor: para favorecer a grupos y personas que posteriormente pudieran servirle de escalera hacia la alcaldía.

Descarto también a los que diciendo no querer, quieren…asegurando no pretender, estarían dispuestos a pretender si “las bases asi lo quieren”… y apuntando hacia arriba, tiran hacia abajo. Hecha la anterior aclaración me refiero al primer punto como la base sobre la que se habrá de trabajar, con garantía de obtener resultados: el conocimiento.

CONOCIMIENTO.- La realidad que vivimos y que hizo explosión en el trienio que está por concluir llevó mas de una década gestándose. El deterioro social que ahora enfrentamos fue notorio a lo largo de todos esos años, pero no se hizo nada para revertirlo. A lo largo de los dos primeros años del gobierno municipal de Reyes Ferriz se construyó` toda una estrategia para revertir el problema. Esta estrategia hizo voltear no solamente a las autoridades federales hacia nuestros problemas, sino al gobierno norteamericano.Conocerla, por lo tanto, es básico para enfrentar con éxito la realidad que se vive y dar en su momento las respuestas adecuadas. No se puede ir a otro trienio desconociendo lo que se ha realizado, y aunque ha sido costumbre en la política voltear la espalda a la obra precedente, los tiempos que vivimos exigen una revisión. de costumbres para desterrar aquellas que en la realidad presente resultan no solamente inoperantes, sino altamente peligrosas. El candidato por el que yo vote deberá tener muy claro lo que se ha hecho y saber que es lo que ha funcionado y que es lo que requiere refuerzo. Quedan descartados los aprendices.Yo pido, a título ciudadano, que el candidato manifieste su conocimeinto de la realidad, en términos de retos y soluciones, no solamente en términos vagos de lamentos y llamados generales a la esperanza.

CONTINUIDAD.- El candidato a quien yo daría mi voto sería aquel que, demostrando un conocimiento de la relidad, tanto en sus retos como en sus soluciones, se comprometa a continuar la obra realizada, o, por el contrario, pueda justificar plenamente su deseo de ir por otro camino. Los tiempos de inventar el hilo negro ya pasaron y “volver a empezar” está bien como título de una canción, no como programa político. No, por lo menos, en este momento.

RUMBO.- Sin un rumbo claro, no será suficiente ni el conocimiento ni el compromiso de continuidad, porque se estará a merced de las tormentas que están dispuestos a volver a crear quienes ya las han creado a lo largo de mas de dos años. Quienes ya han perdido varias batallas en su afan por lucrar con la violencia y con la espeanza de un cambio no consdieran perdida la guerra y por lo mismo no se van a retirar del campo de batalla…de hecho su modus vivendi es estar ahí. Será muy importante que el candidato tenga muy claro el rumbo que va a seguir su gestión al frente de la presidencia municipal, de manera que no la someta al vaiven de opiniones interesadas y, por el contrario, mantenga fijo el timón, a pesar de los gritos de los detractores.Muchas buenas intenciones han quedado en el camino por falta de claridad en el punto al que se quiere llegar ni firmeza para mantener el rumbo.

A título ciudadano y desde mi mas profunda subjetividad, encuentro muy dificil poder entregar mi voto a un candidato que no reuniera como mínimo estas tres condiciones: conocimiento, compromiso con la continuidad y rumbo.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

Politikkon, Martes 2 de Febrero.

Nota siguiente

BAJO RESERVA, miercoles 3 de febrero