Home»Opinión»OLLANTA HUMALA, PUDO.

OLLANTA HUMALA, PUDO.

0
Compartido
Pinterest Google+
Por Manuel BARTLETT DIAZ./22 de Junio./

Ollanta Humala, de izquierda, ganó la presidencia del Perú en segundo intento, sumándose a un grupo de naciones latinoamericanas con esta orientación. El Instituto de Ciencias Políticas francés, analizó las elecciones latinoamericanas del 2006, -interesantes antecedentes-, la primera de Humala derrotado en segunda vuelta y las de México, López Obrador-Calderón, ambas polarizadas, confrontación del modelo neoliberal y una alternativa, dos proyectos de sociedad: izquierda vs derecha, eficiencia vs redistribución.

Humala surge en un Perú (2006) con crecimiento sin redistribución: 54% de la población en pobreza; 64% en economía informal; gobierno débil; dominio extranjero de los recursos naturales. Atacan a Humala el gobierno,  la oligarquía y los medios de comunicación, “chavista peligroso”, imponen a Alan García con un programa socialdemócrata. Gobierna a la derecha.
Sobre México el ensayo describe similares acusaciones de chavismo, López Obrador “peligro para México”, igual  movilización empresarial, gobierno y  los medios. Imponen un gobierno derechista dependiente.
Cuatro años después Humala repite. Perú aparentemente inmejorable: crecimiento del 7%, pero persistentemente inequitativo.
Humala gana la primera vuelta,  pasa a la segunda contra Keiko Fujimori, hija del  expresidente de extrema derecha encarcelado. Nuevamente la oligarquía y el gobierno  se ceban en Humala, sostienen a Keiko con un histérico apoyo de los medios.

Humala se deslinda de Chávez, reconoce apoyo estratégico de Lula; el Nobel Vargas Llosa y destacados intelectuales lo sostienen.  Le reprochan, por oportunista, cambiar  su programa económico hacia el centro, sin menguar las descalificaciones. Humala mantiene pese a todo compromisos sociales y nacionales.

Resulto frágil  el milagro  peruano. Alan García privilegió una economía fuerte atrayendo inversión extranjera en minería: cobre, gas, petróleo cuyas exportaciones generaron el impresionante crecimiento económico, se privilegio esos intereses  frente  a   los del pueblo, el producto del crecimiento se concentró, no llegó a las mayorías.

Humala recibe el poder con más de 200 conflictos  vinculados a la pobreza, abandono, explotación irracional de recursos de las comunidades indígenas, opuestas a las concesiones mineras y forestales depredadoras; enfrentamientos sangrientos.  Estas poblaciones pobres, marginadas, explotadas resultaron claves para el triunfo de Humala.

Una campaña postelectoral descalifica la elección de Humala:  se eligió entre lo peor; se movió al centro solo para atraer a la clase media;  la derecha insiste, es peligroso. Celebran a Lula como modelo, la elección -interpretan- señaló un consenso para la continuidad, aunque  se exijan políticas sociales.
Machacan la necesidad de mantener el modelo impulsor del elevado crecimiento, resaltan promesas de Humala de un gobierno de consenso, que le exigirán. Finalmente resulta que los temas más controvertidos serán: el tratamiento a la minería y al gas natural, ante la amenaza de Humala de incrementar  impuestos, esperan que haya desechado la oposición a la exportación de gas, preocupa que  apoye una ley que confiera derecho de veto y no solo consulta a las comunidades indígenas en la explotación de sus tierras (The Economist). Este es el meollo de la defensa del modelo, Humala deberá asegurar que los indígenas acepten la explotación que rechazan, so pena de  violar el modelo que exige garantizar la explotación internacional de los recursos naturales del Perú.

Humala resistió la misma ofensiva que lo derrotó en su primer intento y ganó.  En meses México repetirá también la confrontación del modelo neoliberal con una alternativa nacionalista en circunstancias sociales y políticas desastrosas, crecimiento muchísimo menor que el de Perú, igualmente concentrador.   Se agruparan nuevamente los intereses contra el cambio, son los mismos que actuaron en Perú, los que derrotó Humala con apoyo popular.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

HALLAN RESTOS JUNTO A PARROQUIA.

Nota siguiente

LA CARAVANA DEL VALOR.