Home»La Noticia»OBSESION DESTRUCTIVA.

OBSESION DESTRUCTIVA.

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Manuel BARTLLET./1 de Junio./

Calderón dijo recientemente a empresarios extranjeros estar dispuesto a cambiar lo que no funciona, lo cual es falso. Ejemplo evidente es su política de seguridad, definitoria de su gobierno, que no sólo no funciona, sino nos ha llevado a una profunda crisis.

Obsesionado en que la derrota del crimen organizando se logrará básicamente con la fuerza militar, además de inconstitucional, ha causado graves daños a la población, victimizada, atemorizada, restringidas sus libertades, implica sometimiento a EU que exige que su guerra sea aquí; gasto desmesurado e ineficaz al sector castrense-policiaco, comprometiendo el desarrollo, restringiendo la inversión social, agudizando la pobreza, vivero del crimen.

Los daños pueden ser irreversibles: fractura social, generaciones sacrificadas y el peligro que representa siempre toda militarización, crecientes exigencias, más recursos, equipamiento pesado dependiente del exterior, espacios de poder, o el poder mismo, leyes de excepción; debilitamiento de las instituciones civiles, sin que el costoso “fortalecimiento y depuración” de la Policía Federal haya servido para garantizar la seguridad pública y regresar al ejercito a sus cuarteles.

Sobran análisis y expresiones del fracaso de esta estrategia, de la ONU, Derechos Humanos, expertos, la confesión de una alta autoridad norteamericana: “nos equivocamos, creíamos que bastaba imponer la ley” y básicamente reclamos multitudinarios de la propia población, pero Calderón no los escucha, los combate.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

REFORMA A LA LEY ORGANICA.

Nota siguiente

INAUGURA DUARTE OPERACIONES DE ELECTROLUX.