Home»Politikkón»NI PENSAR EN GOBERNARNOS.

NI PENSAR EN GOBERNARNOS.

0
Compartido
Pinterest Google+

Victor ValenciaPor Eduardo Serna / Articulo de Opinion.

Victor Valencia de los Santos, actualmente a cargo de la seguridad pública estatal en esta frontera y muy concretamente a cargo del cuerpo policíaco denominado CIPOL, es conocido por sus reiteradas intentonas para llegar a ocupar la alcaldía de Ciudad Juárez.

Más allá de que Valencia de los Santos pudiera o no tener las cualidades necesarias para resultar un mediano gobernante y, más allá de su muy cuestionada actuación al frente de la CIPOL, queda a salvo el derecho que como ciudadano tiene a aspirar a las posiciones políticas de su preferencia. Otra cosa será que lo logre.

Hoy, sin embargo, se presenta un hecho que ha menester ser aclarado a cabalidad ycuyas implicaciones rebasan con mucho la mera consideración de las cualidades o defectos de Victor Valencia. El hecho al que me refiero se resume en el contenido de una carta aparecida en un periódico electrónico y no suficientemente secueleada por otros medios, por aquello de las lagunas mediáticas, vulgo celos profesionales.

La carta dice lo siguiente:

VÍCTOR VALENCIA DELINCUENTE INTOCABLE

*Dra. Paula Cedillo.

Sabedora de su invaluable aportación al periodismo libre es que me permito compartir con usted una experiencia que me conmueve profundamente. Parto de un hecho: El niño Oscar Alfonso Delgadillo Gutiérrez, de apenas 4 años, está postrado en una cama de un conocido centro hospitalario juarense, víctima de la descarga del arma propiedad de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, portada por el agente de la CIPOL, Abraham Flores.

El hecho se registró el 1 de diciembre. Entonces, los medios de comunicación de nuestra apesadumbrada ciudad, no le dieron mucha importancia. Muchos ignoraron el suceso: un niño sufre un accidente cuando se dispara un arma reglamentaria.

De acuerdo con la versión de la madre de la víctima, la señora Mónica Ramírez, el agente de la CIPOL habló con varios agentes con el fin de limpiar las evidencias. En lugar de ocuparse del niño, los agentes trapearon la sangre del piso de la humilde morada. Y fueron los vecinos de la familia Ramírez los que salvaron a la inocente creatura, quien sufrió la perforación de su pulmón, de su riñón derechos, y casi la destrucción de su bracito derecho.

Ante dicho hospital, el agente de la CIPOL se comprometió a pagar los gastos. pero muy pronto evadió su responsabilidad. La señora Ramírez ha acudido a los medios de comunicación, pero no le hacen caso, porque, en privado, le han dicho que reciben presiones del secretario de seguridad estatal, Víctor Valencia de los Santos, personaje intocable.

Recientemente, el canal 2 de Televisa en Ciudad Juárez (mejor conocido como el 56) publicó en su noticiero matutino la historia. Ese día, por la tarde, la madre del niño recibió una visita de enviados de Víctor Valencia con un documento en el que se quitaba de toda responsabilidad en el hecho a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal. Y la conminaron a firmarlo.

Obviamente, la madre los corrió indignada. No quiero que se interprete esta carta como un argumento de carácter político en contra de las aspiraciones de Víctor Valencia. Lo único que le manifiesto es mi profunda indignación por la forma en que la CIPOL, el secretario Valencia y el gobierno en su conjunto propician un ambiente de impunidad que corroe las entrañas de nuestra pobre sociedad. Muchas preguntas se hace la madre del menor baleado: ¿Por qué borraron las evidencias? ¿Por qué el hospital donde fue internado el pequeño no dio aviso a las autoridades para que se abriera la investigación correspondiente?.

Ahora, a más de un mes de la tragedia, los directivos del hospital quieren sacar al niño y le exigen a la madre pagar una fuerte suma de dinero que no tiene y firmar letras para saldar la deuda. Y ya no quieren atenderlo, luego del reportaje divulgado por Televisa Juárez. La madre del niño Oscar Alfonso recibe amenazas continuas, en lugar de brindársele justicia.

Y no obstante que se han presentado evidencias que apuntan hacia una total impunidad, nada pasa. La Procuraduría no actúa, la Secretaría Estatal de Seguidad Pública tampoco.

Ahora Valencia trae el tema de su ambición política en los medios. Nadie lo toca. Usted, mejor que nadie, sabe que los medios de Juárez han guardado silencio ante al caso de las amenazas que recibió y que lo obligaron a dejar el país. ¿Vamos a acabar con el ambiente aterrador de violencia con estas autoridades? Francamente, mi respuesta es: No.

Muchas gracias por su atención. Dios lo bendiga. Atentamente, Dra. Paulina Cedillos Gameros. Hasta aqui la carta.

En su momento y por haber brindado protección al asesino de un taxista, el entonces gobernador del Estado, Oscar Soto Maynez, enfrentó una protesta ciudadana que a la postre le costó el puesto. USTED NO DEBE DE GOBERNARNOS, relata el autor de Crónica de un país Bárbaro, Fernando Jordán, que fue el clamor unánime de los oradores de esa manifestación. Valencia de los Santos debe de aclarar a cabalidad el contenido de esta carta. Si los hechos que se le imputan resultaran ciertos, Valencia, además de la responsabilidad que de aquí le resulte, no debia siquiera pensar en gobernarnos.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

BAJO RESERVA, Martes 12 de Enero.

Nota siguiente

7.1 MDP A MIGRANTES.