Home»Opinión»Miedo

Miedo

0
Compartido
Pinterest Google+

Sergio ArmendarizSergio Armendáriz Con los mejores augurios, para Politikkon.com

Inminentes las precampañas y sucesivamente las campañas político-electorales en Ciudad Juárez y la totalidad del Estado de Chihuahua, se espera un ambiente caracterizado por la intimidación, los amagos diversos y por supuesto, la atmósfera generalizada de temor y franco miedo ante los acontecimientos registrados a lo largo de prácticamente dos años en la entidad, sobre todo, remarcados por el asesinato reciente de un destacado hombre de la política estatal, de viejo cuño y de linaje partidista inequívoco.

Sería de esperar que las campañas dieran un resultado importante en el sentido de promover una cultura política enfrentada a una sociedad virulenta en una dirección llena de inseguridad y violencia. Sin duda, la prensa tiene en el futuro inmediato un papel que jugar de primordial importancia; poder, agentes de cambio, facticidad incontestable, sectores populares y partidos políticos, son piezas fundamentales que deberán ser vigiladas en un sentido de rendimientos y desempeños sociales, con impacto colectivo.

El mejor y mayor de los deseos, sin duda, radica en propiciar y esperar un compromiso de la libertad de pensamiento e ideas que contribuyan a consolidar lo logrado en el ámbito democrático, anhelando un crecimiento del espíritu cívico correspondiente a los años invertidos para superar los viejos autoritarismos que parecen poseer un muy especial poder de permanencia y vigencia en las costumbres y usos de los actores políticos y sociales de un país que parece resistirse con todas sus fuerzas al auténtico cambio social.

Los medios en Ciudad Juárez necesitan observar la trascendencia impresionante que efectivamente tienen en la conformación de la opinión pública de nuestra sociedad fronteriza. Son parte esencial en la lucha en contra de la moral de la resignación, la infame y servil obediencia, la complicidad y la mafiosa omertá, con todo lo que de esto deriva para la reproducción de comportamientos dominados por el patrimonialismo, el familiarismo, el caciquismo y el resistente machismo o cultura masculinista. Los partidos políticos deberán ser especialmente vigilados por su elevada intermediación parasitaria en una sociedad que cuestiona cada vez con mayor vigor y energía la ausencia de instancias y mecanismos reales de representación de sus intereses y necesidades convertidas en añejas demandas de justicia social.

Existe una enorme necesidad de reformar el sistema político electoral que nos rige actualmente en el estado de Chihuahua, no estamos a la altura de una distribución del poder que represente y presente los mecanismos de equilibrio que signifiquen los avances correspondientes que ya se han ganado y justifican su implementación en la entidad. Los medios de comunicación serán un factor fundamental de cuidado social de los mencionados avances, sin embargo, si el espíritu mercantilista se impone en un asunto tan decisivo, muy poco podrá hacerse para ganar un terreno cívico que aparenta poderosamente estar implicado en una dinámica regresiva.

Es tiempo no de inclinaciones y frases demagógicas, menos de corruptelas enmascaradas en impunidades de mayorías de urna, por el contrario, sí es tiempo del intransferible e inaplazable despertar de la inteligencia ciudadana; la política vieja y mañosa agoniza en un escenario voraz de muerte y sangre, no es posible que siga tal fenómeno en el ángulo ciego de los intereses contrapuestos a las verdaderas necesidades y derechos de una sociedad que pugna por dejar de ser considerada como imbécil o menor de edad. Esa inteligencia se encuentra vinculada a una situación que ya es histórica e irreversible en toda la República, me refiero a los avances logrados por el ejercicio libre de la comunicación, circunstancia que viene desde hace ya prácticamente 40 años.

El 2010 en Chihuahua será un año axial para la historia y las perspectivas del desarrollo democrático. El Miedo será un elemento consustancial al proceso de elección de autoridades que se vivirá en el ya muy cercano año político; el régimen sufre de decadencia y de agonía histórica, muy poco o nada se podrá conseguir si no se estimula la inteligencia colectiva. Por el contrario, de no ser así, el horizonte marca noche, negra noche.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

En ambos lados

Nota siguiente

A manera de presentacion