Home»Opinión»LOS ASESINOS DEL JUEZ BERMUDEZ

LOS ASESINOS DEL JUEZ BERMUDEZ

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Jorge FERNÁNDEZ MENÉNDEZ./18 octubre./

El asesinato del juez de amparo Vicente Antonio Bermúdez Zacarías no es el primero que sufren personajes importantes del Poder Judicial y si no se cambia profundamente la dinámica de protección sobre los jueces, tampoco será el último.

En abril de 1993, estaba desayunando con el entonces procurador General de la República, Jorge Carpizo, cuando le informaron del asesinato de Rodolfo Álvarez Farber, hasta pocas semanas antes procurador de Justicia en Sinaloa y antes delegado de la Procuraduría General de la República en esa entidad. El asesinato de Álvarez Farber fue muy similar al del juez Bermúdez. Cuando el exprocurador estaba haciendo sus ejercicios matinales en el Parque Hundido en el sur de la Ciudad de México, se acercó por detrás una pareja que le disparó en la cabeza, murió en el acto. Carpizo, aquella mañana estaba conmocionado cuando fue informado de la muerte de Álvarez Farber. Era evidente que el asesinato tenía relación con el crimen organizado, pero nunca antes se había dado un ataque de esa naturaleza contra un funcionario de alto nivel. No sabía Carpizo que unas pocas semanas después se daría el asesinato del cardenal Jesús Posadas Ocampo en Guadalajara, Jalisco y que la muerte de Álvarez Farber sería la que iniciaría una ola de violencia que continuó con la muerte del cardenal, el levantamiento zapatista, el asesinato de Colosio, los secuestros de Harp Helú y Losada, el asesinato de Ruiz Massieu y desde entonces, dos décadas después, la violencia no se ha detenido. Álvarez Farber tuvo en sus manos muchos casos importantes, el más destacado el de la abogada Norma Corona, muerta también por el narcotráfico. Pero Álvarez Farber había llevado casos que afectaron aMiguel Ángel Félix Gallardo, a Héctor Luis El Güero Palma, a Joaquín El Chapo Guzmán y a Juan José Esparragoza, El Azul, además de muchos de sus operadores locales.

Nunca quedó claro, pese a la detención de los autores materiales, quién fue en realidad el que ordenó el asesinato de Álvarez Farber. La muerte del juezBermúdez debe ser esclarecida, aunque, como entonces, los personajes afectados, de una u otra forma por sus decisiones judiciales, son muchos. Está elChapo Guzmán, a quien amparó en su proceso de extradición; está el líder de losZetas, El Z-40, Miguel Ángel Treviño; Gildardo López Astudillo, El Gil, jefe de los sicarios que mataron a los jóvenes de Ayotzinapa; El Cuini, Abigael González Valencia, jefe de esa organización criminal asociada al Cártel Jalisco Nueva Generación y no muy lejos de ellos, Naim Libien Kaui, dueño de lo que queda delunomásuno.

Son muchos personajes peligrosos, con poder y que pueden haber ordenado un asesinato de estas características. Hay en todo esto una variante que no se debería descartar. Nadie sabe qué sucedió con la salida de Eduardo Guerrero, como responsable de los penales federales, pero se asegura que la misma tuvo relación con movimientos en el penal de Almoloya, particularmente, con la posibilidad de traslados de El Z-40 a otro penal. El juez que estaba llevando ese caso, para decidir o no el traslado de El Z-40, era, precisamente, Bermúdez Zacarías.

Son hipótesis, y como esa puede haber muchas más. Lo cierto es que el caso de el juez Bermúdez no debe quedar en la impunidad. Y ello implica no sólo capturar a los asesinos materiales, sino también a los intelectuales.

Y debería, también, llevarnos a reflexionar sobre la protección que deben tener nuestros jueces. En Colombia, cuando los jueces que llevaban casos relacionados con el crimen organizado se habían convertido en las víctimas recurrentes de los sicarios, se tomó la decisión de tener jueces sin rostro, juzgadores que no eran conocidos públicamente y que llevaban los casos relevantes de narcotráfico para evitar, en lo posible, la coacción o las represalias.

En México se ha propuesto en muchas ocasiones una salida de esas características y siempre se ha rechazado porque se asegura que tener jueces sin rostrodistorsiona el sentido de la justicia. Puede ser, pero de otra forma lo que tenemos son jueces sin protección que llevan casos muy delicados, como Bermúdez, y que quedan sujetos a todo tipo de represalias, presiones o corrupción.

 

EL VOTO EN LA UNESCO

Lo menos que se puede decir de lo ocurrido en la Unesco con el voto sobre Jerusalén es la demostración de un profundo desaliño en el tratamiento del caso. El verdadero problema es que el compromiso de que México se abstendría en esa votación, había sido asumido por el propio presidente Peña durante las exequias de Shimon Peres. Dicen en la cancillería que cuando se aproximaba esa votación, durante cinco días consecuetivos, la canciller Ruiz Massieu estuvo buscando al representante ante la Unesco, Andrés Roemer, sin poder comunicarse con él. Por eso éste siguió una instrucción previa de una instancia inferior de votar la propuesta palestina en lugar de abstenerse. Todo lo que siguió es producto de protagonismo y desaseo diplomático. La remoción del representante fue tan abrupta como inédita.

Sin comentarios

Deja un comentario

Nota anterior

Balean a pareja de 18 años en Pradera de los Oasis, joven muere

Nota siguiente

"NO HABÍA ROBO, PANCHO..."