Home»La Noticia»LLEGAN LOS FERETROS.

LLEGAN LOS FERETROS.

0
Compartido
Pinterest Google+

velanEn medio de un ‘shock’ colectivo que invadió a familiares y amigos, fueron recibidos anoche y durante la madrugada de hoy, los féretros de los primeros cuerpos de los jóvenes, acribillados en Villas de Salvarcar, en medio de una oscura calle que hizo más tétrico el escenario.

Los primeros tres en ‘regresar’ a sus hogares, fueron Jesús Armando Segovia y los peloteros, José Luis Aguilar Camargo y Horacio Soto Camargo. Cuyos cuerpos ya sin vida, en los ataúdes, fueron ingresados al interior de las viviendas, en medio de un sombrío panorama y de desesperación de las familias.

La impotencia y el dolor se apodero en algunos deudos de las víctimas, que gritaron consignas por la incapacidad de los gobiernos para resolver los asesinatos y, también, pidieron privacidad y el retiro de los reporteros que dan cobertura a los hechos en la escena de los asesinatos ocurridos entre la noche del sábado y los primeros minutos del domingo, dijo ayer por la noche el reportero de television, Jesus Alfredo Varela.

-¡Váyanse por favor!!!-, le dijo una de las madres de las víctimas, inquiriendo a a al periodista de Canal 44, para que no hiciera la transmisión de los hechos en vivo a través de la pantalla chica.

“Salió el sábado a una fiesta y mire usted como me lo traen”, le dijo impotente y en medio de sollozos, la madre de Jesús Armando Segovia “El Pelón”.

Si acaso el vehículo de la funeraria, apenas se movió unos metros, paro una segunda vez para bajar los cuerpos de los dos estudiantes universitarios: José Luis Aguilar y Horacio, cuyas fotos y mensajes de despedida, fueron estampadas en la fachada de los arcos de la calle Villa del Portal, donde se mantienen, esperando con estoicismo y en solidaridad, familiares, amigos y allegados.

A la llegada de los ataúdes de color gris, surgieron los gritos de dolor y apareció el ‘shock’ colectivo, con llanto en el interior y llanto en el exterior de las viviendas.

La psicosis en la calle Villa del Portal es creciente. Y los cuerpos de los once jóvenes acribillados, todos entre 13 y 19 años de edad, han empezado a entregarse a los deudos para que sean velados en sus hogares.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

JUAREZ LLORA A SUS MUERTOS.

Nota siguiente

ESCUADRONES DE LA MUERTE.