Home»Politikkón»LE BRINCAN CUBANOS EN EL PASO.

LE BRINCAN CUBANOS EN EL PASO.

0
Compartido
Pinterest Google+

EL PASO.— Veintidós exiliados cubanos de posición anti castrista manifestaron su apoyo incondicional a Luis Posada Carriles desde horas tempranas de este lunes, ante la Corte Federal de El Paso mientras se seleccionaba el jurado que decidirá sobre el caso del cubano-venezolano, difundio esta tarde El Diario en su version digital.

Los manifestantes, en su mayoría integrantes de una organización denominada Junta Patriótica Cubana, con sede en el estado de California, llegaron alrededor de las 3:00 a.m., a bordo de un autobús, procedentes de la ciudad de Los Ángeles y asentamientos vecinos.

“Vinimos para defender la inocencia de Posada Carriles”, dijo Yoel Borges, presidente de la iniciativa. Y agregó: “Es increíble que un exiliado cubano haya realizado un hecho de esa naturaleza pues en nada nos beneficia”.

Según Borges, el atentado terrorista perpetrado en 1976 a una aeronave de Cubana de Aviación en costas de Barbados, donde murieron 73 personas “fue hecho por Fidel Castro y sus asalariados para desacreditar al exilio cubano”.

La comitiva isleña “anticubana” se posicionó en uno de los laterales del edificio federal ubicado en el número 525 de la calle Magoffing, en el centro de El Paso, a escasos metros de los opositores al cubano-venezolano.

El grupo pro-Castro _mayor en cantidad de personas_ estaba integrado por miembros de la Coalición ANSWER, el Comité Nacional para la Liberación de los Cinco Cubanos, la Comunidad Universalista Unitaria de El Paso, la Red Nacional sobre Cuba, y otras organizaciones.

Dentro de ellos se encontraba el ex Fiscal de los Estados Unidos Ramsey Clark, quien, en entrevista con este rotativo expresó: “Posada Carriles debe estar preso, los estadounidenses deberíamos ponernos de acuerdo y pelear por las cosas justas”. Y, posteriormente explicó: “los cinco cubanos deben ser liberados, merecen estar afuera, ellos vinieron a prevenir el terrorismo contra su país, porque quieren la paz para su gente”.

Clark refirió que los aquí apresados, Antonio Guerrero Rodríguez, René González Sehwerert, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar y Fernando González Llort, que enfrentan condenas de 15 años y hasta cadenas perpetuas “no mataron a nadie, al contrario, evitaron hechos terroristas”.

Las protestas de los dos grupos _opuestos en principios y posiciones políticas_ acrecentó sus diferencias cuando la estadounidense Suzanne Thompson, integrante del Comité Internacional por la Liberación de los Cinco (cubanos) le gritara “asesino” a Posada Carriles mientras se tropezó con él en el lobby del hotel Camino Real, donde ambos se hospedan.

“Sí, ese privilegio fue mío, de nadie más… el de llamarle asesino”, dijo, Thompson, en exclusiva para El Diario de El Paso. Y argumentó: “Desde que llegué a El Paso me estuve preguntando cuál sería mi reacción si me lo encontraba frente a frente”.

La mujer narró que Posada Carriles “se puso las dos manos en la nariz _como una trompeta_ y se mofó de lo que le dije”.

Posteriormente los guardaespalada del cubano-venezolano la interrumpieron y condujeron al protegido hasta el elevador. Este versión fue confirmada por los opositores a Castro.

“Esta mañana tuvimos ese inconveniente cuando Posada se retiraba de desayunar para hablar con su abogado”, confesó, Borges, de Junta Patriótica Cubana.

Y fundamentó: “empezaron a ofender verbalmente a Posada y quisieron entrar al elevador para hacerle no sé que cosa, quizá agredirlo físicamente, pero por fortuna la seguridad del hotel nos ayudó a ponerlo a salvo y que no lograran su objetivo”.

Borges insistió en que el acusado de terrorismo “es un patriota cubano”.

Ambos grupos esperan un dictamen acorde a sus intereses, _unos confían en la extradición, otros en la libertad sin cargos_ lo cual se dará a conocer después que concluya la selección de los doce miembros del jurado y la jueza Kathleen Cardone, escuche y delibere en el caso.

Luego de varios años de espera, finalmente, Luís Faustino Clemente Posada Carriles regresa a El Paso, Texas, para enfrentar un proceso, pero no por los cargos de asesinato que muchos le imputan sino violaciones en materia migratoria y otros delitos menores.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

PA'BAJO SEIS SECUESTRADORES.

Nota siguiente

MÁS Y MEJOR SERVICIO PROMUEVE JMAS.