Home»Opinión»LAS VACAS FLACAS DE JAVIER CORRAL

LAS VACAS FLACAS DE JAVIER CORRAL

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Francisco GARFIAS./25 de Marzo./

La cara de Lilia Merodio reflejaba indignación, rabia, consternación. La senadora juarense del PRI observa impotente cómo se descompone Chihuahua ante la mirada impasible, dice, del gobernador panista Javier Corral.

“No trabaja. Se la pasa en el campestre y con sus amoríos. Lo sabe todo mundo”, asegura la aguerrida legisladora, en charla con el reportero.

Y es que los habitantes del estado más grande de la República viven atemorizados. Volvió la violencia que ya creían desterrada.

El domingo 19 de marzo se produjo una balacera entre malosos en el campo menonita 101 de la carretera a Álvaro Obregón que produjo ocho muertos, según cifras oficiales. Hay versiones no comprobadas de que fueron muchos más.

A ese choque armado se agregó el frío asesinato de Miroslava Breach, destacada periodista, corresponsal de La Jornada. Frente a sus hijos le metieron ocho balazos calibre 9 milímetros cuando salía de su casa.

El hecho tuvo un fuerte impacto nacional e internacional. Las dos cámaras legislativas federales guardaron un minuto de silencio por la muerte de la apreciada periodista. Organizaciones internacionales, la CNDH y todo el gremio periodístico alzaron la voz para exigir un ¡ya basta!

La senadora del PRI Graciela Ortiz subió a la tribuna de la Cámara alta para exigir al gobernador panista que el asesinato de Miroslava no quede impune.

“Estamos preocupados, estamos consternados y estamos dolidos por lo que es un artero asesinato que no tiene justificación. Debe haber una respuesta inmediata del estado chihuahuense para que quienes cometieron ese terrible crimen sean verdaderamente sancionados.

“Y para que Chihuahua recupere la paz que ha venido perdiendo”, puntualizó Ortiz.

A Corral le ha llovido. Ya se dio cuenta que no es lo mismo subirse a la tribuna de las cámaras a “echar choro” que tomar las riendas de su estado.

En el lugar donde mataron a Miroslava los asesinos dejaron un cartel con una clara amenaza: “Por lenguona. Sigue tu gobernador”.

El mensaje lo firma el delincuente Carlos Arturo Quintana, alias El 80, líder de la organización criminal conocida como La Línea.

Para acabarla de amolar, el periódico El Universal publicó el jueves fotos del gobernador Corral mientras jugaba golf en Mazatlán en compañía de su colega de Sinaloa, Quirino Ordaz, y empresarios de ese estado, y el fin de semana que se produjeron los enfrentamientos en Chihuahua que, según el diario, dejaron 14 muertos.

Corral ya reaccionó. Aseguró que los culpables de la muerte de Miroslava serán castigados. El gobernador adelantó que una de las principales líneas de investigación será “el trabajo valiente, amplio, extenso y documentado que la periodista llevó a cabo”.

Del dicho al hecho…

  • En el PRD se debaten en guerras de clanes. Se detestan. Se insultan. Están llenos de rencores. Ya ni siquiera mantienen la apariencia de armonía. Sus trapos sucios los lavan en la Plaza Pública, sin importarles el costo político.

La batalla del PRD en el Senado es un ejemplo. Los derrotados de la ya larga disputa por la coordinación son Miguel Barbosa y Raúl Morón.

Al primero se lo comió la soberbia. El segundo se suicidó políticamente al rechazar la negociación con la dirigencia de Alejandra Barrales para quedarse con la coordinación.

Se rehusó a acabar con la farsa de los seis senadores que renunciaron al PRD, pero se quedaron en el grupo para preservar las prerrogativas. Podrán decir lo que quieran Barbosa y sus aliados, pero allí hay una enorme incongruencia.

Padierna anunció la mañana de ayer que el propio Morón, Barbosa y otros dos van a renunciar al PRD el lunes.

“Se está imaginando cosas. Yo soy perredista y hago trabajo para fortalecer al PRD y voy a seguirlo haciendo”, reviró  el autollamado coordinador legítimo del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado.

  • Muy mal anda el publicista del PAN en el Estado de México. La elección de un asaltante armado como portavoz del blanquiazul en el Estado de México no parece ser lo más conveniente ni la mejor forma de ayudar a la campaña de Josefina Vázquez Mota.

Ya son muchos los comentarios negativos que he escuchado sobre ese spot. Muy pocos los positivos.

El promocional va más o menos así. Dos delincuentes se suben a un microbús que circula por algún municipio del Edomex. Uno de ellos, pistola en mano, le dice a los pasajeros mientras recoge el botín: “Ustedes seguramente votaron por el PRI a cambio de despensas”.

El ladrón encapuchado les pregunta: “¿Qué han recibido ustedes? ¿Despensa? A ustedes no les va a tocar ni relojes, ni casas, ni coches. Ellos son los privilegiados, los que gobiernan, a ustedes sólo los usan en las elecciones. Aquí asaltamos parejo, no importa el partido”.

Enseguida aparece el logo del PAN tras una frase: “Porque sí se puede un mejor Estado de México”. Nosotros agregaríamos el clásico: “¡No me ayudes, compadre!”.

ARSENAL, Diario Digital

Commentarios

comentarios

Nota anterior

EL 'GOBER'DEL GOLF...

Nota siguiente

OBAMACARE, LA PRIMERA GRAN DERROTA POLÍTICA DE DONALD TRUMP