Home»La Columna»LA COLUMNA, MIÉRCOLES 18 MAYO.

LA COLUMNA, MIÉRCOLES 18 MAYO.

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Mario Héctor Silva./

LA VISITA PRESIDENCIAL./

La visita del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos a Ciudad Juárez, Felipe Calderón Hinojosa, encierra para la ciudad y para el futuro inmediato de esta urbe, el comienzo de una nueva ruta que tiene como protagonista principal al alcalde Héctor Murguía Lardizábal.

A la vista de la cúpula de poder político, dos factores son de alta relevancia y los dos inciden con quien gobierna esta urbe fronteriza: la visita presidencial y las reacciones político-presidenciales que podría desatar la publicación de El Sicario del periodista norteamericano, Charles Bowden, que por cierto ya llegó a la principal librería de El Paso, Texas.

Significa ello que esas dos circunstancias determinarán los plazos y los movimientos de la muy posible salida del presidente municipal de Juárez, cuya fecha del mes de agosto –considerada en sus aspiraciones a la senaduría-, podría adelantarse de manera súbita, dependiendo justamente de la visita del presidente Calderón. El mismo que tiene una deuda gigantesca con  los juarenses por su estúpida guerra contra el narcotráfico, a la que nunca consultó con los ciudadanos.

Los que saben de estos menesteres diplomáticos, aseguran que la llegada de Calderón a Juárez –como nunca- tendrá una serie de señales que determinarán la aprobación o desaprobación en torno al futuro inmediato del alcalde, no sin antes por supuesto, haber sido consultado y analizado a fondo con algunas de las piezas principales de la clase política en los primeros círculos de poder del Presidente de México.

Y uno de esos hombres, por cierto juarense, cebollero de cepa, el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, juega hoy un papel protagónico en las ríspidas relaciones que se han tejido entre el gobierno de Murguía y el gobierno de Felipe Calderón, a causa de los problemas neurálgicos de la inseguridad y de los sentidos reclamos de la clase empresarial, que como ya hemos dicho en Politikkón, una vez le reclamaron de manera airada al Presidente de la República su inacción para poner un alto a los problemas de criminalidad en Juárez. La respuesta del Presidente fue contundente cuando hizo referencia al ex jefe de la policía, Saulo Reyes Gamboa y a la permisividad o laxitud de los propios empresarios por tener un alcalde que dijo, tiene como jefe de la policía a un narcotraficante. Ese mismo reporte llegaría hasta Washington, y de ello dio cuenta Wikileaks.

Y nos cuentan que del mismísimo secretario de la Reforma Agraria, Abelardo Escobar, responsable del gabinete presidencial en el programa de rescate emergente, Todos Somos Juárez, considerado un hombre prudente y emparentado con la familia del hermano cómodo de Teto, o sea de Luis Murguía, se ajustarán las negociaciones sobre la forma y cómo Teto Murguía dejaría el poder municipal.

Por lo anterior a nadie –que algo sabe de todo esto-, extraña el porqué en la Presidencia Municipal no existen contratos anualizados, ni compromisos financieros más allá del mes de agosto y eso se constata desde la misma Oficialía Mayor.

Entonces el futuro inmediato de Murguía: la abdicación al poder, su renuncia por motivos políticos y/o de salud, dependerán de la visita presidencial que hace este fin de semana el presidente Felipe Calderón.

CHARLES BOWDEN Y EL SICARIO.

El Sicario, escrito por Charles Bowden, ya apareció y está de venta en Barnes & Noble de El Paso, y las posibles repercusiones, más allá de su contenido y de lo que ya adelantó la revista de Proceso de Julio Scherer, tiene una fuerte implicación en el dato que se ha revelado, en torno a que en Juárez existen más de un centenar de fosas, que según el periodista, habría confesado un sicario al servicio del crimen organizado.

Los que saben, aseguran que esos pequños detalles sepultan el futuro inmediato del Presidente Municipal, Héctor Murguía a quien se menciona muy poco, pero suficiente, en la coyuntura de la acciones gubernamentales que, a partir de ese libro, puedan ejecutar los dos países: México y Estados Unidos.

LECCIÓN DE POLITICA.

Durante la reciente visita hecha a Ciudad Juárez por parte del Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, el fiscal general, Carlos Manuel Salas  le dio una lección de manejo político y diplomacia al responsable de seguridad de la Policía Federal, el comandante Raúl Ávila.

Resulta que en el mismo Aeropuerto y tras la llegada del secretario y el gobernador, entre los cuales se encontraba el Fiscal General del Estado, se aproximó el alcalde de Juárez, Héctor Murguía, que en las primeras de cambio fue prácticamente bloqueado por el comandante Ávila.

Sin embargo Carlos Manuel Salas, con un colmillo retorcido y con más horas de vuelo en el sistema político, se adelantó para mediar y decirle a Raúl Ávila, según testigos, que “la imagen política exigía que Teto estuviera allí”. El jefe de la Policía Federal reculó y Teto fue subido a la suburban principal donde se desplazarían el gobernador y el secretario.

Por cierto que fue en ese lapso y ni siquiera en las instalaciones de la Policía Federal, donde los tres hablaron largo y tendido, pero sobre todo sin testigos. Lo que allí se dijo, únicamente esos tres personajes lo saben. Todo se quedó allí. El resto y las historias que se han tejido, sólo forman parte de la leyenda urbana y de muchas especulaciones….

DUARTISTAS AL ABORDAJE.

Mientras tanto en la capital del estado, en los rincones de Palacio, dos asuntos son de gran envergadura. El primero está relacionado con la conformación de un equipo de juarenses que gobernarán la ciudad en los siguientes meses, y la segunda, con la designación del diputado local del Congreso del Estado que se haría cargo en caso de la previsible emergencia del Ayuntamiento de Juárez.

Los dos diputados locales que están siendo considerados para lo que resta del trienio son: Gabriel Flores Viramontes y René Franco Ruíz. El otro punto está ligado a las inversiones millonarias que se harán y donde son considerados los empresarios juarenses. Todos por el rescate de Juárez.

Finalmente a partir del viernes, Juárez estará de fiesta. Se recuerda el centenario del aniversario de la Revolución que un 21 de mayo de 1911 tuvo en la Aduana Fronteriza la reunión de importantes personajes que transmitieron y signaron el convenio de cese de hostilidades y la renuncia del Presidente de México, Porfirio Díaz.

El documento en su parte sustancial dice: En Ciudad Juárez, a los veintiún días del mes de mayo de mil novecientos once, reunidos en el edificio de la Aduana Fronteriza los señores licenciado don Francisco S. Carvajal, representante del gobierno del señor general, Porfirio Díaz, doctor don Francisco Vázquez Gómez, don Francisco Madero y licenciado don José M. Pino Suárez, como representantes los tres últimos de la Revolución, para tratar sobre el modo de hacer cesar las hostilidades en todo el Territorio Nacional, y considerando:

1º  Que el señor general Porfirio Díaz ha manifestado su resolución de renunciar a la Presidencia de la República antes de que termine el mes en curso.

2º  Que se tienen noticias fidedignas de que el señor Ramón Corral renunciará igualmente la Vice-presidencia de la República dentro del mismo plazo.

3º Que por ministerio de Ley el señor licenciado don Francisco L. de la Barra, actual Secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno del señor general Díaz, se encargará interinamente del Poder Ejecutivo de la Nación y convocará a las elecciones generales dentro de los términos de la Constitución.

4º Que el nuevo gobierno estudiará las condiciones de la opinión pública en la actualidad para satisfacerlas en cada Estado dentro del orden constitucional y acordará lo conducente a las indemnizaciones de los perjuicios causados directamente por la Revolución.

Comentarios: politikon@gmail.com

Commentarios

comentarios

Nota anterior

REYES BAEZA ABANDONÓ EL ESTADO.

Nota siguiente

POLITIKKÓN: LA VISITA PRESIDENCIAL.