Home»La Columna»LA COLUMNA, LUNES 6 DE JUNIO.

LA COLUMNA, LUNES 6 DE JUNIO.

0
Compartido
Pinterest Google+

Por  Mario Héctor Silva./

Un escupitajo a Vázquez Raña./

Un grupo de médicos que manejan el hospital Poliplaza Médica, encabezado por el doctor Enrique Soto Canales y el actual titular de los Servicios Médicos Municipales, Ariel Díaz de León, decidieron confabularse para lograr sacar adelante  a favor de ese hospital-, el proceso de licitación (CA-AM-14-2011) que brindará vía subrogación, el servicio médico a los trabajadores del municipio, promovido por el gobierno.

Los que saben de éstos entuertos, aseguran que de la providencial mano del Oficial Mayor, José Rodolfo Martínez Ortega, conocido también como ‘Romita’, que además es el presidente de la comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Ayuntamiento de Juárez, Ariel y compañía, se han embolsado un millonario contrato que tendría vigencia por 15 años.

Es decir, que al margen de la calidad en la prestación de los servicios, o si ese hospital, cuenta o no con la infraestructura para darle el servicio a los trabajadores municipales, le han asegurado cuando menos un contrato anual de 115 millones de pesos.

Pero además, la convocatoria fue diseñada para favorecer al hospital en mención, y sólo basta hacer algunas observaciones en torno a los requisitos y exigencias, como por ejemplo dar por sentado que la poli-plaza no cuenta con infraestructura médica preventiva, pero una clausula refiere que este rubro “deberá vincularse a programas del sector salud a través de la Dirección General de Salud Municipal”, a pesar de las deficiencias que tienen las políticas públicas del sector salud.

Y seguramente que Poli-Plaza tendrá que hacer un nuevo  hospital porque en el actual, localizado en la calle Pedro Rosales de León, no cabe un solo alfiler. No hay cupo para albergar el tráfico que generaría 15 consultorios para medicina general, con un mínimo de atención de 26 pacientes diarios y 30 de consulta especializada para 22, además de personal médico. O sea, de locura, amén de que igualmente el soporte de estacionamiento no es suficiente para albergar 350 vehículos adicionales a los que ya tiene por servicio particular que allí se ofrece.

Ya un grupo de médicos preocupados por la calidad y ética de servicio, que se han sentido desplazados, han señalado que en ese proceso de licitación, el único hospital que contaba prácticamente con todos los requisitos (incluido infraestructura y pisos de consultorios que se pudieron haber asignado a los empleados del gobierno municipal) era el hospital Ángeles, propiedad de Olegario Vázquez Raña.

Nos cuentan que el día de la apertura de las propuestas, por decisión de quien sabe quien, el hospital del poderoso grupo empresarial simplemente fue excluido, argumentando tecnicismos, pero a cambio favorecieron a Poli-Plaza que ni siquiera tiene la cantidad de quirófanos requeridos, ni el equipo que demanda los servicios de atención médica.

La decisión, consensada o no con el alcalde Murguía, fue un escupitajo al presidente del Consejo de Administración y propietario de los Hospitales Angeles, Olegario Vázquez Raña.

Así el principal accionista del hospital y director general, el doctor Enrique Soto Canales, y su socio y amigo, Ariel Díaz de León, funcionario de gobeirno en el área de servicios médicos, decidieron de un solo plumazo hacerse de los servicios médicos municipales, con un jugoso contrato y la nada despreciable suma, en tiempos de crisis, de 115 millones de pesos anuales.  Los que saben de los costos, aseguran que esa cantidad subirá como la espuma del mar, y que podría rebasar los 140 millones de pesos en el primer año.

De las relaciones y conflicto de intereses que podría invalidar el contrato a favor de Soto Canales y compañía, cuentan que éste tiene buenos padrinos y parientes, con el poder suficiente para darle pa’delante al proyecto, sin importarles absolutamente nada, mucho menos los 25 mil 249 derechohabientes, de entre empleados municipales y beneficiarios.

Lo único salvable de la poliplaza médica, si acaso es, es el internado rotatorio de pregrado, que bajo un convenio firmado en 2006, entre la UACJ y el hospital, signaron el entonces rector, Felipe Fornelli, el director y socio mayoritario, Enrique Soto Canales y otro de los socios, el doctor Hugo Staines Orozco. De allí en adelante, los que saben del entramado médico, aseguran que el gobierno municipal de Héctor Murguía ha favorecido de manera impune a la Poliplaza de la que es socio, su director de servicios médicos, Ariel Díaz de León.

El golpe político.

El sorpresivo, pero calculado golpe político a la familia Hank Rhon, tras la detención del ex alcalde Jorge Hank Rhon por parte del gobierno federal, tiene en el fondo la urgencia de debilitar la estructura política de su archirrival, el Partido Revolucionario Institucional.

El jefe del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón Hinojosa decidió mover sus piezas en el ajedrez, para asestar un golpe político que tiene todo el cariz mediático con el afán de desacreditar al PRI, especialmente de cara a la elección del próximo mes de julio, fecha en la que se decidirá el futuro del estado de México, que causal e históricamente esta ligado al manejo político del grupo Atlacomulco.

Con ese precedente, todo será posible en los próximos meses, y es casi seguro que el gobierno asestará golpes similares en otras partes del país, incluyendo Ciudad Juárez, en donde se conoce de la relación política y pública de quienes fueron presidentes municipales en el ejercicio 2004-2007: Jorge Hank Rhon y Héctor Agustín Murguía Lardizábal.

Y es que al margen de cualquier investigación en torno a ese personaje que heredó junto con su hermano, el poder del profesor Carlos Hank González, considerado por algunos analistas como el verdadero capi di tutti capi (capo de todos los capos) del sistema político mexicano, el presidente de México ha decidido meterse a la guerra, no sólo contra el narcotráfico, sino contras las estructuras ortodoxas de poder político. Claro está que los daños colaterales serán tan cuantiosos como incalculables.

Es obvio que a su salida, el presidente de México, Felipe Calderón intentará conservar a como de lugar el poder para su partido político, en un escenario que es completamente impredecible rumbo a las elecciones de 2012. A menos que el Ejecutivo Federal, intente en un golpe de doble impacto, hacer trabajo a favor de uno de los más fuertes opositores del más adelantado aspirante a la candidatura del PRI, Enrique Peña Nieto y de paso, darle una manita a un posible alianza política entre el débil candidato del PAN, Luis Felipe Bravo y el candidato del PRD, Alejandro Encinas.

Esta demostrado que en política todo es posible, y sino, entonces cómo entender las alianzas actuales PAN-PRD, y las del pasado, en las que la maestra Elba Esther Gordillo y el PAN, trabajaron a favor de la causa del actual mandatario.

Comentarios: elpolitikon@gmail.com

Commentarios

comentarios

Nota anterior

SE FORTALECE EL TEJIDO SOCIAL: SRA.

Nota siguiente

POLITIKKON: ESCUPITAJO A VAZQUEZ RAÑA.