Home»Opinión»HUELGA JORNALERA: SARMIENTO

HUELGA JORNALERA: SARMIENTO

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Sergio SARMIENTO./4 de Julio

La izquierda está dividida, pero no por el Frente Amplio Democrático o el Acuerdo Político de Unidad para la Prosperidad del Pueblo. Es un tema más profundo y doloroso: la huelga de La Jornada. Este periódico es un símbolo de las causas de la izquierda. Fue fundado el 19 de septiembre de 1984 por un grupo de trabajadores y colaboradores que se separaron del Unomasuno, que a su vez nació de un rompimiento con Excelsior en 1976. Carlos Payán Velver fue el director general fundador de La Jornada y en 1996 lo sucedió Carmen Lira Saade.

Desde un principio La Jornada abrazó las causas de la izquierda. Respaldó la “corriente democrática” del PRI y la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas en 1988. Fue crucial para la fundación del PRD en 1989. Su respaldo a las candidaturas presidenciales de Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, así como a distintos movimientos sociales, influyó sobre la transformación política del país. Su influencia fue definitiva para hacer que la capital de la república fuera gobernada por la izquierda desde 1997.

Este 30 de junio, sin embargo, el Sindicato de Trabajadores, Sitrajor, puso banderas de huelga en el edificio del periódico en protesta por los recortes a las prestaciones de los trabajadores. La huelga fue declarada inexistente por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje el domingo dos de julio, cerca de la medianoche, porque supuestamente el sindicato no cumplió con sus propios estatutos, como contar con el apoyo de 60 por ciento de los trabajadores. Judith Calderón, secretaria general del Sitrajor, me dijo ayer en una entrevista: “La junta ha actuado de manera tendenciosa”.
El conflicto ha dividido a la izquierda. Calderón dice que “La Jornada hizo todo por no respetar el derecho de los trabajadores” y afirma que la administración de Lira es “neoliberal”, porque “considera que la forma de reaccionar ante un problema económico es eliminando las prestaciones.” “Neoliberal” es, por supuesto, el peor insulto que se puede lanzar a alguien en la izquierda mexicana.  López Obrador, actual líder de la izquierda mexicana, señaló en Twitter: “Lamento el conflicto de La Jornada. Es un diario indispensable para el movimiento social y democrático de México.” Hasta ahí todo bien, pero añadió: “Mi apoyo a Carmen Lira.” Cuando le pregunté a Calderón sobre el respaldo de Andrés Manuel a la directora, me contestó que prefería no comentar el tema.  El periódico ha sido publicado pese a la huelga por un grupo de trabajadores y colaboradores (esquiroles, los llaman los huelguistas). Sigue teniendo, por otra parte, respaldo gubernamental. Este lunes llevaba publicidad de Inmujeres, la CFE, el gobierno capitalino, el Colegio de México, el SAE, el Instituto Electoral del Estado de México y una serie de edictos y avisos notariales, además de un desplegado del PRD. Anuncios privados eran sólo dos: uno de Banorte, de página completa, y otro de los hoteles NH.

“Rayuela”, el influyente editorial corto de la página trasera, no tocaba la huelga y sentenciaba más bien: “El futbol es un juego de 11 contra 11 en el que siempre gana Alemania.” No citaba al autor de la frase, Gary Lineker.

Los líderes del Sitrajor están promoviendo un amparo contra la declaración de inexistencia de la huelga. Calderón afirma que el movimiento no quiere destruir el periódico: “Nosotros crecimos en La Jornada. No es que no creamos en La Jornada.” El problema, dice, es que la administración se ha vuelto neoliberal.

Sin spots

Una encuesta de El Financiero pone en primer lugar en la carrera presidencial a López Obrador seguido de cerca de Margarita Zavala, quien me comenta que es muy buen resultado si se considera que ella no se ha beneficiado de cargos públicos ni de spots de partidos.

Twitter: @SergioSarmiento

Commentarios

comentarios

Nota anterior

QUé HACER CON TRUMP

Nota siguiente

EL PESO 'FESTEJA' EL 4 DE JULIO CON GANANCIAS...