Home»Politikkón»GUERRA IMPUESTA: OBISPO RAUL VERA.

GUERRA IMPUESTA: OBISPO RAUL VERA.

0
Compartido
Pinterest Google+

CHIHUAHUA.- La guerra contra el narcotráfico, que ha dejado una estela de 30  mil asesinatos durante el sexenio, es una “guerra ímpuesta” por parte del gobierno del presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, dijo aquí el Obsipo de Saltillo, Raúl Vera, en el marco de solidaridad de la Iglesia al caso de la activista Marisela Escobedo.

Precisó que de los 30 mil asesinatos de esta guerra impuesta, la tercera parte de las muertes se dieron en el estado de Chihuahua.

“Asumo la exigencia de ustedes para que se ponga alto a la masacre propiciada por la corrupción en  los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal”.

-Cuando dicen que “se están matando entre ellos”, esos muertos son producto de la corrupción que dejaron crecer y de la que son cómplices-.

Segun un documento de la oficina de comunicacion de la pastoral, el acceso a la justicia para las mujeres víctimas de violencia está negado. En el 2010, hubo 442 asesinatos de mujeres en el estado de Chihuahua – y de éstos sólo en Ciudad Juárez fueron reportados 306-, “todos ellos producto de la impunidad en la que desde hace más de una década se mantienen los feminicidios”.

Por esta misma razón dio la vida Marisela Escobedo, por exigir justicias para su hija Rubí, dice el documento.
 
El mismo documento tambien hace alusión a que en días pasados fue asesinada la activista Susana Chávez, “porque para el Estado Mexicano las mujeres son desechables, y a los asesinos de ellas los cobija la impunidad”.

“Esta situación perpetúa las violaciones a sus Derechos Humanos: la violencia familiar, las desapariciones de niñas y mujeres víctimas del delito de trata que nadie investiga”.

El Obispo de Saltillo se sumó  a la exigencia de alto a la violencia contra las mujeres, y que se establezca la aerta de género.

Igualmente exigió se frenen las violaciones a los derechos humanos por parte de los cuerpos policiacos y del Ejército Mexicano, con las desapariciones forzadas y el uso de la tortura como método para extraer información o arrancar confesiones.

“Las mujeres son quienes llegan a las morgues a buscar a sus hijos e hijas, a sus esposos y hermanos. Ellas son testigos de cómo son torturados. Ellas son, al lado de sus hijos e hijas, huérfanos y huérfanas, quienes forman el caudal de centenares de viudas en Chihuahua y el resto del país”.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

EXUS ARTE Y TEATRO EN MOVIMIENTO.

Nota siguiente

TRAÍA JUARENSE MEDIO MILLÓN DE DÓLARES.