Home»Opinión»EL PEJE ESTá PREOCUPADO

EL PEJE ESTá PREOCUPADO

1
Compartido
Pinterest Google+

Por Manuel NARVáEZ./11 Mayo./

Tantos años en el burlesque y es tiempo que todavía no aprende a mover el abanico.

Andrés Manuel exigió, sí, exigió hace unos días a los llamados partidos de izquierda a unirse en torno a la candidatura de la abanderada de Morena en el estado de México, Delfina Gómez. Por el tono utilizado era evidente que la respuesta sería igual de tajante: No, respondió Juan Zepeda, candidato del PRD; y reviró pidiendo que declinen en favor de él porque es el que más crece en esa contienda clave para la presidencial del 2018.

A tres semanas de la elección en la entidad más poblada del país, sondeos y encuestas de las empresas más conocidas arrojan un empate en la punta entre Morena y el PRI. Unas colocan al PRD en tercera posición y otras coinciden en que Josefina Vázquez Mota del PAN, ha descendido al 4to. Lugar.

Por ser edomex la entidad donde radica el grupo político más poderoso del PRI, esta elección implica jugarse el todo por el todo y a cualquier precio. Ni el bunker del Führer fue tan defendido como lo es ahora el bastión de la herencia del profesor Carlos Hank González, el hijo más influyente de Atlacomulco.

Siendo esta la joya electoral más preciada de México, excepto la presidencial; los tres partidos con mayores oportunidades de alzarse con la victoria (Morena, PRI y PAN), buscan desesperadamente despegarse y marcar una distancia suficiente que les permita absorber cualquier trampa que se presente el día de la jornada electoral. Que las habrá.

Y es que en esa entidad particularmente, los tres partidos mencionados, más el PRD,  están los mejores exponentes de la alquimia electoral del país. Quizás sea esta la razón por la que un López Obrador preocupado, usó un tono inapropiado para llamar al PRD, PT y MC a decantarse por la candidatura de la maestra Delfina Gómez, que según las mediciones recientes, es la opositora al régimen con posibilidades reales de ganarle al primo del presidente Peña Nieto.

No es casualidad que el PRI, gracias al grupo Atlacomulco, se mantenga en el poder desde hace casi 9 décadas. En el estado de México le ha funcionado cooptar a prácticamente toda la oposición, sólo así se explica que no exista precedente de alianza multipartidista en contra de los candidatos tricolores.

Insisto en el tono utilizado por el tabasqueño pues ha llamado tanto la atención ya que revela inseguridad para obtener la victoria, aún y  cuando logren despegarse dos o tres puntos de Alfredo del Mazo. Este hecho encuera que Morena no podrá, per se, contener la despiadada compra de votos que se viene el día D, porque el PAN y PRD seguramente no lo van a secundar en caso de existir elementos suficientes para una posible impugnación contundente.

Quien conoce la historia de las 4 últimas elecciones en el estado de México, sabe que la oposición ha sucumbido antes los cañonazo$$$$$$$ del gobierno estatal en turno, pese a tenerlos contra las cuerdas en al menos 2 ocasiones. Si a eso le sumamos el desdén y desprecio con el que AMLO ha tratado a sus antiguos aliados (PT, PRD y MC), a estas alturas de la campaña veo muy difícil que consiga tal propósito, y menos a cambio de nada.

Tampoco es cosa del otro mundo intuir que la candidatura de Josefina obedece a allanar las investigaciones por los mil millones de pesos que su fundación recibió del gobierno de Peña. Para ella que ya conoce la derrota grande y la traición de su propio partido, perder es ganar, más si coopela como comparsa.

En el caso de Juan Zepeda la intuición no es tan distinta. Él representa la candidatura emergente de un PRD que sirve de amante al PRI o al PAN, según anden de pleitos de sus múltiples tribus. En esta ocasión y después de fingir por enésima ocasión aliarse con los panistas, los perredistas van en busca de un porcentaje que les garantice importante presencia en el congreso local, aumento en las prerrogativas y permanezcan al frente de la CDMX. Esto,  como pago para impedir la fuga de votos hacia Morena, asegurar el triunfo de Del Mazo, o el silencio ante una eventual impugnación del proceso electoral.

De consolidarse la fotografía del momento el día de la elección y de mantenerse las posturas mezquinas de la “oposición”, es muy probable que AMLO, Morena y su candidata se queden con las ganas de gobernar el estado de México. Por añadidura, las aspiraciones presidenciales del peje se verían mermadas operativamente, pero crecerían en intención de voto si es que puede y sabe canalizar el descontento de lo que suceda el domingo 4 de junio.

Lo que percibo en esta crucial elección estatal es que a Andrés Manuel se le dificulta la humildad. Las formas para concretar una alianza con otros partidos son definitivamente desastrosas, no por falta de razones para desconfiar de sus dirigentes, sino porque refleja de él a una persona intolerante  y autoritaria, como la  del gobernador del estado donde resido. Estas personalidades decepcionan al elector y exponen al peligro a sus críticos.

Estoy seguro que AMLO seguirá fuerte independientemente de los resultados de esos comicios, pero creo que es el momento de arrastrar la carreta de los ejemplos hacía la reconciliación sincera.

P.D. En Chihuahua se generaliza el desencanto por el gobierno lenguaraz, rencoroso y peligroso que padecemos. Es imposible replicarlo a nivel nacional.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

CUARTA PLUMA: ADRIANA Y ALEJANDRA, CHOQUE DE FORTUNAS

Nota siguiente

EL SPOT DE DEL MAZO