Home»Opinión»¿EL FRENTE DETERMINARÁ AL PRI?

¿EL FRENTE DETERMINARÁ AL PRI?

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Jorge FERNáNDEZ MENéNDEZ./4 de Agosto

Son pocos los que creen que el llamado Frente Amplio Democrático se pueda convertir en una realidad. Entre las principales dificultades observan lo difícil que será encontrar un candidato o candidata presidencial que pueda representar a todos los contendientes. Si analizamos las más recientes encuestas, por ejemplo, con todo y lo poco confiables que puedan ser en un contexto donde en realidad (salvo López Obrador) no hay candidatos, vemos que de darse el frente y de la misma forma que si el PAN fuera solo a la elección, la candidatura quedaría para Margarita Zavala, con un muy amplio margen sobre cualquier otro. El segundo mejor ubicado sería Miguel Mancera, el mismo que casi sin duda encabezaría una coalición de izquierda si no se da el Frente.

¿Apoyarían los perredistas a Margarita o los panistas a Mancera? Quién sabe, esas mismas encuestas muestran que 60 por ciento no votaría por el Frente, pero se deja de lado otra realidad que es la que puede llegar a acuerdos y la que torna posible la realización del FAD: 40 por ciento sí lo haría, y con ese porcentaje se gana la elección presidencial. Por eso la formación o no del FAD es el tema central en torno a cómo se pueden alinear las fuerzas políticas e incluso la designación de candidatos.

Por ejemplo, el presidente Peña y el PRI difícilmente podrán lanzar un candidato sin tener claridad sobre lo que ocurrirá con el Frente. Más allá de que el Presidente tenga sus preferencias personales, quizá definidas desde hoy, la decisión de buscar una candidatura más priista o más abierta a la sociedad dependerá de qué suceda con el Frente. Por una razón muy sencilla: si existe un Frente construido con verdadera amplitud, el PRI, como hará Morena, se tendrá que concentrar en los suyos y a partir de allí tratar de crecer. Si no hay Frente, tenemos otros escenarios.

Incluso, si se diera el Frente, podríamos ver que allí se incorporarán partidos como Nueva Alianza o el Verde que, en general, se han alineado con el PRI. Sin duda habría algunos rompimientos del PRD en torno a Morena o buscando conformar otra candidatura más de izquierda e incluso, de acuerdo a cómo se procesen las cosas en el PRI, sectores de ese partido podrían terminar participando también en el Frente (incluso más que en Morena).

Ya veremos lo que sucede, pero es precisamente por eso que el PRI no tendrá las definiciones que muchos esperan en su próxima asamblea. Mientras la mayoría de los analistas están atentos a lo que suceda en la mesa de Campeche, porque allí se podrían quitar los candados (una preocupación más formal que nada, porque yendo en coalición con otras fuerzas se podría saltar ese requisito), en realidad todo indica que los principales personajes del priismo irán a Jalisco, a la mesa de proyectos a futuro del partido. En ese sentido es verdad que el proyecto determinará o exhibirá al candidato priista. Pero también por ello, es muy probable que el presidente Peña y el PRI alarguen todo lo que puedan el proceso para saber con qué cartas jugarán sus rivales antes de mostrar las suyas.

Ahora bien, ¿cómo podría el Frente sobrepasar los vetos internos? Con un proceso interno similar al que realiza el Frente Amplio en Uruguay, con elección entre sus aspirantes que van desde una muy moderada socialdemocracia, como Tabaré Vázquez, hasta un exlíder de los Tupamaros, como José Mujica, pero todos apoyados en un proyecto muy claro del que no se podrá apartar quien resulte su candidat@, incluyendo las reformas al sistema que tendrán que instrumentarse en el ámbito del gobierno de coalición que prácticamente todos los contendientes, con excepción de Morena, consideran que tendrá que surgir de los comicios del año próximo.

Por todo esto, quizá los tiempos electorales se retrasen. Es verdad que el 12 de agosto es la Asamblea del PRI y que ese mismo día Morena comenzará a definir sus candidaturas en los estados y la CDMX. Pero la asamblea no sacará candidatos y Morena, adelantándose y resuelta ya su candidatura presidencial, corre el peligro de mostrar mucho antes sus propias cartas e incluso (recordemos el tema Coahuila) de incurrir en actos anticipados de campaña. Si esto es así, estaremos viendo las definiciones partidarias, salvo Morena, hasta noviembre. Y de todas ellas, la más importante será decidir si el Frente se concreta o no y saber quién lo encabezará.

EL FACTOR BELTRONES

En toda esta ecuación falta un elemento: el factor Manlio Fabio Beltrones. Nadie sabe exactamente a qué ésta jugando Manlio: para algunos está buscando la conformación de una alternativa propia, dentro o fuera del PRI. Para otros, de acuerdo con lo que suceda en el propio PRI, podría apostar incluso al Frente o crear una corriente, con otros personajes como Cuauhtémoc Cárdenas, de centro izquierda. El martes comió con los diputados que lo acompañaron en la pasada legislatura, más tarde estuvo en el foro de los Galileos con Mancera y Gustavo Madero. Ayer desayunó con Cuauhtémoc Cárdenas. En todos esos espacios habló de la construcción del gobierno de coalición. Y él espera ser una pieza clave en ello.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

DIÁLOGOS EN EL INFIERNO...

Nota siguiente

RAQUETAZO: SARMIENTO