Home»Opinión»DOBLE PRUEBA.

DOBLE PRUEBA.

0
Compartido
Pinterest Google+

Por Sergio SARMIENTO./30 de Junio/

Cuando se publicó la NOM 167 de la Semarnat se nos dijo que el uso de la tecnología evitaría la corrupción en los verificentros. Supongo que a alguien le molestó esta posibilidad ya que hoy se da marcha atrás de la peor manera posible: con una “doble prueba” que no aporta nada más que oportunidades de corrupción.

El negocio de los verificentros ha sido muy importante en los últimos años, pero no por los cobros oficiales, sino por las cantidades adicionales que hay que pagar para que el vehículo pase la prueba. La NOM 167 abrió la posibilidad para que con las computadoras internas de los automóviles (OBD, On Board Diagnostics) se evitara la discrecionalidad y, por lo tanto, la corrupción. Sin embargo, los nuevos programas de verificación que están publicando las entidades, y que entrarán en vigor este viernes 1ro de julio, parecen diseñados para mantener la corrupción.

La Norma Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM167-SEMARNAT-2016 del 2 de junio de 2016 estableció un nuevo sistema de verificación que utiliza las OBD que surgieron en California y que han sido adoptadas gradualmente en los países desarrollados. Estas computadoras permiten determinar los niveles de emisiones de los vehículos sin depender de dispositivos externos cuyo uso se ha prestado a actos de corrupción. Las OBD representan la forma más eficiente y segura para determinar el nivel real de emisiones de un vehículo.

La NOM 167 dispuso que los vehículos de modelo 2006 y posteriores fueran verificados a través de estas computadoras internas. Pero ahora los gobiernos de la Megalópolis están emitiendo programas de verificación que obligan a una doble prueba para los autos 2006-2015 que no se considera en la NOM. Una primera prueba se realizaría con las OBD, pero la segunda sería una tradicional “prueba dinámica” sobre rodillos.

La segunda prueba no añade nada a la información sobre las emisiones. Simplemente genera burocracia y oportunidades de corrupción. No importará que la prueba de OBD señale que el auto está en normas, el vehículo no pasará si el verificentro afirma que no aprobó la prueba de rodillos. Es como si, después de realizar una operación matemática en computadora, se nos obligara a comprobarla en papel.

El primero de los programas estatales de verificación, el de Hidalgo, ya se ha publicado con esta doble prueba. Los de la Ciudad y el Estado de México vienen con la misma disposición. Los estados y la Ciudad de México tienen derecho de establecer sus propias reglas de verificación, pero esta doble prueba no tiene sentido.

El uso de las OBD para la verificación es una práctica ya común. En Estados Unidos y Europa los vehículos que salen de planta no son objeto de verificación en los dos primeros años, pero después ésta se realiza a través de las OBD como plantea la NOM 167. El sistema ha demostrado ser eficiente y a prueba de corrupción. En ningún país se repite la prueba con un proceso más anticuado y discrecional.

Este 1ro de julio entra en vigor la NOM 167. Los autos modelo 2006 y posteriores podrán ser verificados a través de sus computadoras. Pero además tendrán que pasar por los rodillos para una nueva e innecesaria prueba. Los gobiernos de la Megalópolis quieren proteger un negocio de corrupción que ha sido muy rentable para algunos y una pesadilla para los ciudadanos.

Hasta asfixiar

¿Dejará el gobierno que los bloqueos de la CNTE se mantengan indefinidamente hasta asfixiar a Oaxaca y Chiapas? La CNTE está feliz de agredir a los ciudadanos, mientras que los políticos lo único que quieren es no meterse en líos.

Twitter: @SergioSarmiento

Commentarios

comentarios

Nota anterior

LA HORA DEL POPULISMO.

Nota siguiente

Científicos encuentran oro en la orina de una vaca