Home»La Noticia»DE UNA CARTA A FREDDY

DE UNA CARTA A FREDDY

0
Compartido
Pinterest Google+

Federico de la VegaA PROPOSITO DE UNA CARTA A FREDY.<> 
Por  Eduardo Serna.<> 

Elegante, bien escrita, mejor sentida y directamente al grano, es la carta que el abogado Carlos Murillo dirige al empresario Federico de la Vega, a propósito de descalificaciones que en forma general hizo esta persona al trabajo de los servidores públicos en la presente administración municipal.

Pero mas allá del gusto que da leer artículos de calidad literaria como el que nos ocupa, me intersa en esa ocasión reflexionar sobre un hecho que señala el autor, por considerarlo de especial vigencia en los tiempos que vivimos. Me refiero a la observación que le hace el abogado Murillo al empresario cuando le dice: “su posición le permite ser escuchado…debería utilizar este recurso para construir y no para demoler la dignidad de nuestra ciudad”.

Esta observación dirigida a una persona en concreto se aplica al pie de la letra a  todas aquellas personalidades que tienen posiciones semejantes en la sociedad y que pueden desde ahí, lo mismo destruir que construir. Personas que, como  la aludida por el editorialista y abogado, suelen ser llamadas “líderes de Opinión.

Sin meternos a tratar de explicar por que se les llame líderes ni que tanta opinión puedan formar en un momento dado, el hecho es que están ahí, en esas ambiguas posiciones desde donde, la mayor parte de las veces, se convierten en francotiradores en contra de las autoridades legalmente constituidas y no siempre en procura del beneficio común. Y aunque se les llegue a calificar de merolicos, su voz es escuchada en virtud de la tribuna en la que están trepados

El  autor de la Carta al mentado Fredy apela a la honorabilidad del apellido que heredó, como una exigencia mínima de mantenerlo limpio a base de observar una conducta apropiada. En los casos de Soledad Maynez y de Oscar Maynez,personajes trepados también en esa posición desde la que se puede cosntruir o destruir, para pedir moderación en las declaraciones habría que apelar a la falta de honorabilidad del apellido, ligado  este al aspecto más innoble de la actividad económica fronteriza, la de los giros negros y, en lo político, a una de las épocas mas desafortunadas para el Estado de Chihuahua: la del depuesto gobernador Oscar Soto Maynez. En épocas mas recientes, el apellido Maynez también se vio ligado a los casos de feminicidio y, en tanto las situaciones no se aclaren, habría que recordar que las cosas que se dicen deben tomarse según de quien  vienen, con las reservas del caso.

Asi las cosas y en virtud de los tiempos que vivimos, marcados por el signo electoral, vale la pena aplicar cierta prueba del ácido a los declarantes que surjan…a los que ya están surgiendo… a las agrupaciones que  ya son y a las que se vayan formando en la carrera por colocarse  lo mejor posible frente a los reflectores políticos, para saber si sus voceros son  verdaderos líderes de opinión o meros  oportunistas de la posición que actualmente ocupan. 

A todos ellos, a los de buena voluntad y a los logreros…a los oportunistas y a aquellos que con toda honestidad buscan el bien común; a los que por merecimientos propios ocupan una posición  como esa a la que alude Murillo y a los que la ocupan por esas veleidades que tiene la fortuna, se les debe pedir lo mismo: usen su posición, cualquiera que esta sea y por el tiempo que la ocupen para construir, no para destruir… para crear mejores oportunidades para todos, no para fomentar la confusión.

Commentarios

comentarios

Nota anterior

EJERCICIO DE $3,167 MDP

Nota siguiente

CANDIDATO DE UNIDAD