De

Opinión

Si bien no se le conocen, por ahora, actos de corrupción, Meade difícilmente podrá proyectarse como un tecnócrata libre de culpa o como Mr. Clean. Resulta bastante forzado el argumento de que es un candidato externo porque no militó en el PRI y fue secretario bajo el gobierno panista de Calderón. El PRI y el PAN son igual de corruptos. Comparten vicios y visiones. Avaló la estrategia fallida que marcó con sangre a dos sexenios y disparó la violencia a niveles record.

No sé, nadie lo sabe más que ellos, de qué hablaron durante casi tres horas Meade y Osorio, pero sin duda uno de los temas que no pueden haber estado fuera de esa mesa es el relativo a la seguridad. Osorio ha sido un secretario de Gobernación que durante estos años, y pese a todas las vicisitudes y a las diferencias internas reales que hubo y hay en el gabinete, ha mantenido la confianza del presidente Peña en forma inalterable, incluyendo su manejo de la seguridad pública. Osorio y el propio presidente Peña han insistido una y otra vez en que el deterioro de la seguridad…

López Obrador no es ya el joven que bloqueaba pozos petroleros en Tabasco. Hoy tiene 64 años y quizá se da cuenta que sus excesos del pasado le han costado mucho. La elección presidencial del 2006 la tenía ganada hasta que empezó a gritarle “Cállate chachalaca” a Vicente Fox. Lo que a él le pareció un gesto simpático, a muchos electores les pareció prepotente. El PAN no necesitaba más prueba de que era un peligro para México que repetir los videos. 

Lo primero será la coordinación de campaña. Salvo que ocurra algo muy extraño en los próximos días, Aurelio Nuño dejará la secretaría de Educación Pública y será el coordinador de la campaña de Meade. Aurelio es uno de los hombres más cercanos al presidente Peña y uno de los aspirantes que compitió casi hasta el fin por la candidatura. Meade y Nuño son dos políticos cercanos, con un perfil compatible y una misma forma de entender la política. Y que le garantizan lealtad al presidente Enrique Peña.

El inicio de la pesadilla de Peña Nieto fue permitir la fusión de las secretarías de Gobernación y Seguridad Pública. Era un error, le dijo a Osorio Chong el entonces secretario de Seguridad, Genaro García Luna, porque el cargo demolía carreras políticas. Osorio Chong lo ignoró. A mes y medio de entrar el nuevo gobierno, se cuestionó a Osorio Chong sobre ese movimiento. Apuntó que era una recomendación de Santiago Creel, quien le dijo que cuando fue secretario de Gobernación tuvo problemas permanentes con el secretario de Seguridad Pública, porque carece de las herramientas para reforzar la gobernabilidad con una fuerza pública. La propuesta de Creel era otra, la creación de una Secretaría del Interior en Bucareli, encargada de la seguridad pública, y una Secretaría de la Presidencia dedicada a la política, como la tuvo el presidente Luis Echeverría…

José Antonio Meade será el candidato del PRI porque es el que garantiza mantener el voto de los suyos, de los leales. El que menos votos antiPRI concentra y el que más switchers puede volcar a su favor. Pero además porque es el que mejor, dentro del PRI, engarza con los intereses de los electores switchersprosistema, que pasan por el mejoramiento de la economía familiar, por una agenda social y por mayor participación ciudadana, además de que cuenta con un alto concepto de honestidad personal.

Meade no pertenecía al grupo compacto de Peña Nieto que venía del Estado de México, o los gobernadores Miguel Ángel Osorio Chong, de Hidalgo, y José Calzada, de Querétaro, que habían hecho el trabajo nacional de forjar alianzas que le permitieran ser candidato a la Presidencia.

El verdadero “destape” de Meade como futuro candidato presidencial del PRI no fue en un acto público, ni mediante un discurso o durante algún evento. No. Fue a través de una fotografía. Sí, aquella fotografía difundida por Videgaray el 31 de marzo de este año, donde se observa a los entonces estudiantes de Economía en el ITAM, Luis Videgaray y José Antonio Meade, cargando una mesa juntos en lo que parece ser un día de campo. Sonriente, Meade. Relajado, Videgaray. Se apoyaban. Juntos desde entonces. Aquella postal llena de simbolismo político se convirtió en el mensaje inequívoco de que Meade sería el candidato. ¿Cuál fue su significado? Somos amigos, estamos juntos, nos apoyamos y cargamos no una mesa, sino un futuro…

Peña Nieto no es ningún tonto y para él es muy importante que el PRI gane la elección del 2018. Se da cuenta de que Osorio puede ser el favorito de los priistas, pero que para ganar la elección del 1ro de julio necesitará del voto de muchos independientes, que tienen fuertes reticencias para votar por un priista de la vieja escuela. Ningún partido tiene tantos negativos en las encuestas como el PRI.

No deja de llamar profundamente la atención que López Obrador y Ricardo Anaya descalifiquen a Meade por haber sido designado, como dicen, por “dedazo”, cuando el primero hasta se ahorró la designación, simplemente creó su propio partido para cobijar su candidatura. Eso de que en Morena harán una encuesta para ver si López Obrador será el abanderado de su propio partido es una mala broma.

El presidente Enrique Peña Nieto despidió a José Antonio Meade de su gabinete con enorme calidez y le deseó lo mejor en el proyecto que ha decidido emprender. Eufemismo arcaico del Presidente al intentar ocultar al elefante en la sala. Meade, faltando el trámite estatutario para ello, asumió de facto la candidatura presidencial del PRI. La cita para el registro está fijada para el próximo jueves a las dos de la tarde, y ningún militante más, de los que importan, se registrará para hacerle sombra. El Presidente, como tantas veces lo dijo, engañó con la verdad. El 17 de agosto pasado, bajo el título simple de “2018: Meade”, se publicó en este espacio, a propósito de la XXII Asamblea Nacional del PRI, que los rituales habían regresado por la puerta grande. “Sin lastres para el presidente Enrique Peña Nieto, para que decida con quién buscará mantener Los Pinos…

Mancera tiene toda la razón al demandar un proceso abierto y en el que pueda participar. Lleva años impulsando una propuesta de centroizquierda, con fuerte perfil ciudadano, él mismo no se ha afiliado a partido alguno para fortalecer esa intención.

¿Está jugando el Presidente con los escenarios y trabajando de manera heterodoxa las alianzas internas en su partido? En la sucesión de 1988, que es donde más remembranzas ha generado la de 2018, el presidente Miguel de la Madrid procesó el destape de Carlos Salinas de Gortari el domingo 4 de octubre de 1987 en una reunión con el Comité Ejecutivo Nacional en Los Pinos, donde le pidió a varios de sus miembros, los líderes en las cámaras y de los sectores popular y campesino, que hablaran con el dirigente obrero, Fidel Velázquez, para que diera su apoyo al candidato designado,

Miguel Ángel Osorio Chong ya quedó fuera de la competencia. Eso me lo dijo, ayer domingo por la mañana, una segunda fuente (la primera fue el viernes). Así se lo habría anunciado a su equipo cercano. Habló de “lealtad con el Presidente Peña” y etcétera, ya saben, lo que viene pegado a un anuncio de ese tamaño. Me parece lógico que quedara fuera. Francamente el Secretario de Gobernación es impresentable para una elección; el fracaso en seguridad es tan contundente que en las últimas semanas desde los analistas hasta la iglesia creen que el Gobierno federal perdió control de todas las variables: que “ya tiró la toalla”. Osorio Chong tiene a estas alturas la misma imagen de Felipe Calderón…