De

Opinión

Esa estructura implica un cambio generacional y político que se reflejará en buena parte de las candidaturas a gobernador y también tendrá reflejo en las listas para el Congreso. En los hechos, el PRI, vaya paradoja, es el que se mostrará como la opción más ciudadana en  2018. Por supuesto que enmarcado ello en la amplia gama de grises a los que obliga la política real, pero la intención es clara, y si tiene éxito, es un cambio que determinará el futuro del priismo. Un partido liberal, en el mejor sentido de la palabra, y con una política social responsable. Asumiendo, por supuesto y como decíamos, la amplia gama de grises que se pueden conjuntar alrededor de esa idea.

“Vamos a hacer todo lo que se pueda para que logremos la paz en todo el país, que no haya violencia. Si es necesario, vamos a convocar a un diálogo para que se otorgue amnistía, siempre y cuando se cuente con el respaldo de las víctimas, de los familiares de las víctimas.”

La primera decisión en esta dirección se dio con el relevo en la Secretaría de Hacienda, donde José Antonio González Anaya, economista muy respetado por Videgaray y Meade, asumió el cargo que dejó su amigo. Las dos siguientes son las de Aurelio Nuño, que entró al corazón del gobierno peñista por la puerta de Videgaray, quien renunció a la Secretaría de Educación para ser el coordinador de la campaña de Meade, como enlace con el estratega en jefe de la contienda presidencial, Peña Nieto, y la candidatura de Mikel Arriola, quien renuncia este jueves como director del Seguro Social, al Gobierno de la Ciudad de México. “Van por todo”, dijo uno de los políticos más experimentados en este país…

La propuesta de amnistía a los narcotraficantes ya hemos visto que no es una simple ocurrencia. Como decíamos el lunes, es una constante que se ha mantenido en las campañas presidenciales anteriores y que se reitera ahora, incluso con mayor claridad. Pero no se trata sólo de la declaración en una de las zonas más castigadas por la violencia en Guerrero, es parte también del documental publicitario que está presentando Epigmenio Ibarra sobre el propio López Obrador. Y va de la mano con las denuncias de López Obrador sobre las “masacres” cometidas por militares contra

La nueva Constitución de la Ciudad de México ha dado un paso más en este camino al abismo populista: “La Ciudad –dice– garantizará la cobertura universal del agua, su acceso diario, continuo, equitativo y sustentable”.

Si quería López Obrador confrontarse con todos, comenzar a ser criticado por el simplismo de su propuesta y mofa en las redes sociales –donde circuló desde el lunes al mediodía un meme de Joaquín El Chapo Guzmán con la leyenda de campaña, “estaría mejor con López Obrador”–, este fue el mejor camino. Si quería seguir agraviando a las Fuerzas Armadas, fue el atajo más rápido…

Que los secretarios de la Defensa Nacional y de Marina arremetan públicamente, juntos, en contra del principal político opositor al sistema, jamás se había visto en México. ¡Nunca! Codo a codo, los jefes de soldados y marinos blandiendo armas y escudos en franca amenaza a la propuesta de un civil (AMLO) respecto al planteamiento discutible – solo fue eso: un planteamiento-, de amnistiar a victimarios y líderes del narco, es una postal que vaticina días de represión y de totalitarismo. “Mera propaganda electoral”, acusa el titular de Marina, almirante Francisco Soberón. ¿Y desde cuando el jefe de la Marina se convirtió en vulgar matraquero electoral del sistema…

La Suprema Corte de Justicia resolvió hace años que las fuerzas armadas sí pueden participar en tareas de seguridad interior. Los esfuerzos por declarar inconstitucional esta participación han caído por tierra hasta ahora. Lo mismo debe suceder con los esfuerzos actuales para llevar nuevamente el tema al máximo tribunal.

A nadie le queda duda de que el candidato de Morena será Andrés Manuel López Obrador: lo de la encuesta para que la militancia decida es una mala broma. Pero lo más notable de López Obrador es cómo ha reaccionado a la candidatura de Meade: ni un solo argumento ni una sola idea, sólo una andanada de insultos, y en pleno Guerrero, en la zona más violenta del país, nada menos que una oferta de amnistía a los narcotraficantes: parecería otra mala broma si no estuviéramos hablando de un hombre con posibilidades reales de llegar a la Presidencia de la República

La propuesta no viene incluida en el proyecto de nación que dio a conocer en noviembre, pero no es algo que haya estado fuera de su cabeza durante algún tiempo. La diferencia es que, si en otros momentos parecía una más de sus ocurrencias, hoy, ante la inminente campaña electoral, se convierte en un arma. La más letal, en su contra, la disparó el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien afirmó que esa idea haría de México un narcoestado. López Obrador tiene una lengua muy suelta, que como dice unas cosas, dice otras, y…

Hubo a quienes no les gustó que el abanderado del PRI fuera un no militante. Empezando por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que pensaba incluso después del destape que esa candidatura era para él, y varios gobernadores y figuras en el partido en el poder, a quienes les parecía inadmisible que a quien consideraban un funcionario panista en el gobierno de Enrique Peña Nieto, buscara sucederlo…

Décadas pasaron, literalmente, para que pudiéramos ver este regreso a la liturgia tan puntual. Tapado, dedazo, aclamación, destape y besamanos eran tan cosa del siglo pasado, como lo eran las alabanzas del abanderado del partidazo a su jefe. Todo eso, que huele a lo más rancio de la más vieja escuela, ha regresado con José Antonio Meade.

Los personajes a los que López Obrador quiere indultar (una forma de acceder a sus recursos y apoyos) son genocidas: son criminales que han acabado con la vida de miles y miles de mexicanos y lo han hecho, simplemente, por hacer negocio. Son criminales que en la mayoría de los casos no sólo introducen drogas en otros países (en Estados Unidos los opiáceos han causado 60 mil muertes este año), sino que también las venden entre nuestros hijos. Son miles los jóvenes mexicanos muertos por consumir drogas o por sus secuelas. Son criminales que se dedican también al secuestro, a la extorsión, al huachicoleo, que roba miles de millones al patrimonio público, que son el principal factor de corrupción del país…

Peña Nieto volverá a recargarse en las dos personas que construyeron y redactaron sus reformas más controvertidas, la Educativa y la Energética, para apostar, con quien desea concluya la instrumentación, a un proyecto transexenal. Nuño, quien en la campaña presidencial de 2012 formó parte del equipo de asesores del jefe de grupo, Luis Videgaray, fue encargado por Peña Nieto para preparar esas dos reformas, que Ochoa estructuró y redactó el elemento que acabó con el control sindical de los maestros al eliminar el traspaso hereditario y patrimonialista de las plazas, y su manejo de premios y castigos.