De

Opinión

Ha acabado el ciclo personal, pero no el político: el castrismo sin Castro será la norma del nuevo gobierno que encabezará Miguel Díaz-Canel, un hombre de 57 años que con un muy bajo perfil se venía desempeñando como el segundo de Raúl Castro, quien tampoco se retira del todo,

El presidente Enrique Peña Nieto lo puso a trabajar de candidato y nada más. Le colocó un coordinador de campaña, Aurelio Nuño, con quien acuerda semanalmente en Los Pinos sobre la estrategia de la campaña sin tomar en cuenta al candidato.

Ni los ataques ni los cuestionamientos, ni los propios errores del candidato, han afectado su respaldo. López Obrador se ha venido fortaleciendo de manera constante. En el sondeo de Reforma sube seis puntos con respecto a febrero, mientras que Ricardo Anaya pierde seis. En esta ocasión el tabasqueño no ha dicho que la encuesta está cuchareada…

Un salario mínimo alto es fundamentalmente una prohibición para contratar a quienes tienen menor preparación o a quienes quieren trabajar solo unas cuantas horas.

¿Qué pasa con Andrés Manuel López Obrador como político y como hombre? No se puede negar que es un estratega, un hombre que piensa y que ha dedicado su vida a ser un personaje de poder.

Un equipo de Morena a través del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, encabezado por Diego Valadés, un hombre muy cercano sobre todo a Marcelo Ebrard, ha comenzado a estudiar cómo cambiar a la Suprema Corte de Justicia o cómo minimizar su papel. Para eso, lo que plantean es crear un Tribunal Constitucional que esté, en los hechos, por encima de la Corte y donde…

Toda elección es un referéndum sobre el gobierno en funciones. En este año, el Gobierno federal lo está perdiendo.

En 2006 votó por él poco más de 35 por ciento del electorado y en 2012 lo hizo 31.57 por ciento de los mexicanos. Es decir, el techo histórico de López Obrador se encontraba en alrededor de una tercera parte de los votantes, mientras que entre 65 y 70 por ciento votaban contra él. Las recientes mediciones prueban que ese techo se rompió.

El problema es que nunca se cumplió el primer objetivo: bajar al panista. A pesar de que recurrieron a todo el poder de las instituciones del Estado mexicano. No pudo con él, y ahora lo ignora. No le habla. No lo ve. Como el adolescente que va por la segunda más guapa del salón, y como no logra su objetivo, le da la espalda… para concentrarse en la realmente guapa.

Lo que hizo el TEPJF en el caso de Jaime Rodríguez fue exactamente eso: aducir faltas al debido proceso cometidos por el INE en contra de El Bronco, respecto a la revisión de las firmas que éste presentó para registrarse como candidato independiente.

No fue un proceso de generación espontánea del gobierno de Peña Nieto. Fue peor. Durante los últimos 40 años, recuerda García Luna, las instituciones de policía de los estados y municipios sufrieron un abandono estructural y de inversión, que “deterioró su operación, su infraestructura básica y tecnológica, así como sus recursos humanos”.

Ante esta gran polémica, de las campañas de lodo que tratan de ensuciar la imagen de los otros, existe entonces una gran divergencia en las campañas, en los partidos y en los candidatos en sí: sólo los colores los diferencian. Uno copia a otro una propuesta, uno dice mil empleos, aquel otro menciona que un millón. Otro dice que el precio de la gasolina se iguale a precios internacionales, el otro menciona que no subirá un solo centavo. No vemos con claridad un proyecto de nación, quizá se reserven para los debates, donde también hay divergencia…

Los mensajes no apuntan que los estudiantes de Ayotzinapa hayan estado infiltrados por Los Rojos, pero sí confirman que así lo pensaban los líderes de Guerreros Unidos.

El manifiesto fue firmado por cúpulas empresariales, como el Consejo Coordinador Empresarial y la Coparmex; por organismos financiados por el sector privado, como el Instituto Mexicano de la Competitividad, y por ONG como México Unido contra la Delincuencia, Causa en Común, México Evalúa y México SOS.