Home»La Noticia»!BIENVENIDO NO LO ES!

!BIENVENIDO NO LO ES!

0
Compartido
Pinterest Google+

Represion“!”Yo soy el primer responsable  de lo que pasa en Chihuahua!”, y le pido señor Presidente (Felipe Calderón), que me ayude, habría apenas señalado el mandatario estatal, cuando algunos de los asistentes en el centro de Convenciones de la ciudad, gritaron: ¡Están golpeando gentes!, ¡Están golpeando gentes!, a lo que de inmediato sobrevino la reacción del gobernador, que desde el pódium y con una seña, le pidió a la Procuradora de Justicia, Patricia González Rodríguez que saliera a ver lo que sucedía. Detrás, le siguió los pasos, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

De pronto, y mientras que la gente apenas se reponía de la intempestiva interpelación,  Luz María Dávila, la madres de los dos jóvenes Piña Dávila, acribillados en Villas de Salvarcar (uno de preparatoria y otro de bachillerato), se aproximo a la mesa del presídium donde se hallaba Felipe Calderón, y el grupo de secretarios de estado, que presidieron la reunión, para gritar, con voz entre cortada, pero clara que, ¡Aquí no están representados los jóvenes!, ¡Discúlpeme señor Presidente, pero, bienvenido no lo es!.

Luego la mujer a grito abierto y entre sollozos, que paralizo por momentos a la concurrencia y que volcó a los medios a estar pendientes en la nueva escena de un encuentro lleno de interpelaciones y quejas, recordó que desde hace dos años se libra una lucha que solo ha dejado muertos.

 “No nada más estoy aquí por los dos niños que yo perdí, sino por todos los que ya no están”…No es justo, los muchachos estaban en una fiesta, no eran pandilleros, -no es cierto-, le dijo en su cara al Jefe del Ejecutivo Federal, mientras que azorado y visiblemente sorprendido, Calderón escuchaba cada una de las expresiones de la mujer.

-Ellos no tenían tiempo de andar en la calle, estudiaban y estaban en la preparatoria, dijo la afligida madre. Pero no paro ahí, y luego espeto, a manera de reclamo: “Si a usted le mataran a un hijo, usted los buscaría hasta por debajo de las piedras –se refirió a los asesinos, sin decirlo textualmente, mientras que la reunión presidencial avanzaba de sorpresa en sorpresa.

-Usted póngase en mis zapatos-. ¡Haga algo!,  y luego volteo la cara a los asistentes para reclamarles en tono de reproche: ¡Ustedes le aplaudieron!.
…Es triste estar aquí, percibo el dolor inmenso de todas las familias…Ya me quiero ir, ya no puedo estar aquí, con este dolor, acabó de decir la mujer, cuando una de las asistentes, se apersonó para abrazarla y conducirla a unos de los rincones del Centro de Convenciones, presa de la mirada fija, las lentes y flashes fotográficos y los cuestionamientos de los reporteros, en tanto que los miembros del Estado Mayor Presidencial, se apuraban a evitar que los reporteros cruzaran el cerco impuesto, que dividía el área próxima al presídium y la zona de sillas donde se encontraban los periodistas.

En los siguientes segundos apareció en el pódium el Presidente y nadie se dio cuenta cuando terminó su disertación el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza.

Felipe Calderón no se quedo atrás de las expresiones hechas por el mandatario y dijo: “Yo también asumo la responsabilidad como Jefe del Ejecutivo Federal”.
Y luego, engoló la voz, para decir que en la coyuntura política, los gobiernos de los tres niveles, deben trabajar juntos y hacer a un lado las diferencias político-partidistas.

¡Cuentan conmigo, vamos a trabajar juntos por Chihuahua y por Ciudad Juárez!.
Y entonces habló el Presidente de México, de los cuatro rubros en los que tendrán que ser atendidos los problemas sociales de los juarenses: institucional, operacional, social y de participación ciudadana “que será crucial”.

Fue una larga jornada para el mandatario y sus secretarios, llena de interpelaciones a los mensajes, de manifestaciones por su presencia…

Commentarios

comentarios

Nota anterior

PLAN INTERVENCION JUAREZ.

Nota siguiente

BAJO RESERVA, viernes 12 de febrero.